INTERNACIONAL
23/11/2013 20:07 CET | Actualizado 23/11/2013 20:07 CET

La oposición venezolana vuelve a tomar las calles siete meses después

AFP

Un cercano colaborador del principal opositor venezolano, Henrique Capriles, fue detenido por la inteligencia militar, denunciaron partidos antichavistas que este sábado han convocado manifestaciones de protesta contra los superpoderes otorgados al presidente Nicolás Maduro.

Alejandro Silva, coordinador de giras de Capriles, fue sacado "durante la madrugada de este sábado (...) de su habitación (de hotel) a golpes por un grupo de hombres, presuntamente funcionarios de la Dirección de Inteligencia Militar", denunció el partido Primero Justicia.

Silva permanecía detenido este sábado en la Dirección de Inteligencia Militar, reveló luego la abogada opositora y diputada del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), Delsa Solórzano. "Está bien, está en buenas condiciones de salud y de buen ánimo", agregó.

El presidente Maduro había acusado este viernes de noche a dos miembros de la oposición, a los que no identificó, de tratar de montar una provocación en las protestas de este sábado para responsabilizar al gobierno.

"¡Están buscando un muerto mañana para tratar de prender la mecha para la violencia!", dijo Maduro al sostener que los "operadores" opositores, que no identificó, habrían establecido contacto con motorizados para que, "vestidos de rojo" (color del chavismo), ataquen "a algunos de los manifestantes".

JÓVENES, EN PRIMERA FILA

En Plaza Venezuela, en Caracas, cientos de personas, en su mayoría jóvenes de clase media, se congregaron este mediodía local respondiendo al llamado de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) para manifestarse contra los poderes para gobernar por decreto otorgados al presidente.

Maduro había solicitado facultades para gobernar por decreto durante un año en temas de economía y anticorrupción, pregonando que desarrolla una "guerra económica" contra la "burguesía parasitaria y el imperialismo".

Las protestas de este sábado se convocan a sólo dos semanas de unas elecciones municipales que se consideran cruciales y en el marco de una inflación que llega al 54% anual, escasez puntual de algunos artículos y tensiones en el ilegal mercado paralelo del dólar, donde la divisa cotiza ocho veces más alta que en el mercado oficial.

"Yo voté la primera vez por Chávez, pero me arrepiento. Nos quieren tener como en Cuba, no es justo. Toma una semana en completar una despensa, porque cuando no hay papel, falta harina o azúcar", dice a AFP Morela Peña, empleada administrativa de 57 años, al referirse a la escasez de productos básicos.

NUEVOS TIEMPOS