INTERNACIONAL
30/03/2014 16:56 CEST | Actualizado 30/03/2014 16:56 CEST

Las imágenes de la ocupación militar de un complejo de favelas en Río (FOTOS)

AFP

1.200 policías militarizados brasileños, liderados por el Batallón de Operaciones Especiales (BOPE) y con el apoyo de 21 blindados de la Marina, ocuparon este domingo el complejo de favelas de Maré, último gran bastión del narcotráfico en Río de Janeiro, sin hallar resistencia.

Pocos minutos después de las 5.00 hora local (8.00 GMT), y a pocos meses del inicio del Mundial de fútbol de Brasil, la primera hilera de blindados, operados por 250 fusileros navales, se introdujo en las calles de las favelas de Maré frente a la curiosidad de los vecinos y la inacción de los narcotraficantes, que se cree que en los últimos días habían abandonado la barriada.

Al contrario que la mayoría de las favelas de Río, casi toda la extensión de Maré se ubica en un terreno plano, con calles rectas, anchas y sin cuestas, lo que facilitó el avance de los blindados, que se hicieron con el control de la zona en cuestión de minutos.

Sin rastro de los miembros de las bandas de narcotraficantes Comando Vermelho, Tercer Comando y las milicias paramilitares que hasta hoy se distribuían el control de las 15 favelas que integran Maré, los policías no tuvieron que disparar sus armas.

A su alrededor, los habitantes del complejo más trasnochadores apuraban las últimas horas de la noche en los bares de la zona, mientras que otros madrugaban para ver la operación desde las terrazas o paseaban en bicicleta entre los grupos de elite de la Policía Militarizada.

"UN DÍA CUALQUIERA"

Uno de los vecinos, cuyo nombre no quiso desvelar, comentó a Efe que se trataba "de un día cualquiera" pese a la novedad de amanecer con un carro blindado en la puerta de su casa.

La ocupación de hoy, ampliamente anunciada por el gobierno regional para evitar conflictos y bajas civiles, culminó una serie de operaciones iniciada hace ahora nueve días y fue precedida de un año de avisos por parte de las autoridades.

Según fuentes consultadas por Efe, las bandas armadas cesaron los enfrentamientos casi diarios hace unos seis meses, para preparar su marcha a otras favelas menores de la ciudad y de municipios vecinos a Río donde todavía no ha llegado la política de "pacificación".

#CuandoElDescansoEsUnSueño