INTERNACIONAL
26/02/2015 08:40 CET | Actualizado 26/02/2015 09:32 CET

La cotización de condones en Corea del Sur se dispara por el fin de la penalización del adulterio

THINKSTOCK

El Tribunal Constitucional de Corea del Sur ha abolido la ley que penalizaba el adulterio, y la cotización en bolsa del mayor fabricante de preservativos se ha disparado, según Reuters.

La norma, considerada anacrónica y contraria a la libertad personal, estaba en vigor desde 1953 para proteger a las mujeres en una sociedad marcadamente patriarcal, en la que había pocos divorcios. La ley contemplaba incluso penas de cárcel.

"La legislación es inconstitucional porque atenta contra el derecho de las personas a decidir sobre el sexo y sus secretos, y la libertad en su vida privada, y viola el principio constitucional que prohibe el abuso de poder", indicó Seo Ki-seok, uno de los magistrados del tribunal, que leyó la opinión de cinco de los jueces. Siete de nueve magistrados votaron a favor de derogar la ley.

La sentencia fue emitida a las 14.00 hora local (5.00 GMT) y una hora después, al cierre de la Bolsa de Seúl, las acciones de Unidus se habían disparado hasta su límite diario del 15 por ciento. La firma con sede en Seúl, que produce unos 50 millones de preservativos cada año para diferentes mercados de todo el mundo, ha acogido con optimismo la "inesperada" subida, según declaró a Efe uno de sus representantes.

Los críticos habían advertido que la ley sobre el adulterio era caduca, en una sociedad con una rápida modernización que a menudo choca con los valores conservadores tradicionales. En 2008 el tribunal mantuvo la ley, justificándose en que la percepción social de que el adulterio daña el orden social.

Unos 53.000 surcoreanos han sido acusados de adulterio desde 1985 hasta hoy, de los que dos terceras partes fueron detenidos y parte de ellos acabaron pagando penas de hasta dos años de cárcel. Sin embargo, en los últimos años la justicia se ha mostrado en general indulgente con los infractores y, por ejemplo, en 2014 ninguno de los 892 acusados por este tipo de infidelidades entró en prisión.

ESPACIO ECO