INTERNACIONAL
27/12/2015 10:41 CET | Actualizado 27/12/2015 10:41 CET

China aprueba el fin de la política de hijo único

REUTERS

El Parlamento chino ha aprobado este domingo la histórica nueva política nacional de natalidad por la que se permitirá a todas las parejas que tengan dos hijos, según ha informado la agencia oficial de noticias Xinhua.

"El Estado acepta que una pareja pueda contar con el permiso para tener dos hijos", según la nueva Ley sobre Población y Planificación Familiar aprobada en la sesión del Comité del Congreso Nacional del Pueblo. La nueva legislación entrará en vigor el próximo 1 de enero.

La Asamblea también aprobó la primera ley de violencia doméstica del país, tras un largo proceso de deliberación en el que finalmente se incluyeron los abusos psicológicos, además de los físicos. "El país prohíbe toda forma de violencia doméstica", se lee en el texto de la nueva ley difundido por la agencia oficial Xinha.

La violencia doméstica queda definida en esta normativa como "daño físico, psicológico o de otro tipo" y se contemplan como manifestaciones de ese abuso tanto los golpes, las heridas o las restricciones al movimiento como las amenazas o los insultos. Además, la nueva ley acelera el procedimiento administrativo para obtener órdenes de alejamiento.

Los órganos legislativos llevaban años debatiendo una legislación específica sobre la violencia doméstica, un fenómeno que fue tabú en el país durante décadas.

Algunas prominentes resoluciones judiciales han contribuido a sacar a la luz esa forma de violencia y a que las mujeres chinas pierdan el miedo a denunciar esas situaciones.

El pasado abril, por ejemplo, un tribunal chino suspendió la condena a pena de muerte a una mujer maltratada que mató a su marido, lo que equivale a cadena perpetua en la práctica.

En un primer juicio, el tribunal no tuvo en cuenta la violencia doméstica sufrida por Li Yan y la sentenció a pena de muerte, si bien la protesta de cerca de 400 abogados del país y de organizaciones internacionales provocaron que el Tribunal Supremo de China revocara la decisión y pidiera la celebración de un segundo juicio, en el que la pena fue reducida.

Según datos de la Academia China de Ciencias Sociales, un tercio de las mujeres chinas sufre violencia física, psicológica o sexual, mientras que la Federación de Mujeres del país recibe anualmente cerca de 50.000 denuncias por violencia machista.