POLÍTICA
28/12/2015 21:38 CET | Actualizado 28/12/2015 21:38 CET

El Risk de La Moncloa

EFE

Los españoles viven en directo esta Navidad una particular partida de Risk entre los líderes políticos. El premio: La Moncloa. Este día de los Santos Inocentes, han continuado las negociaciones para intentar formar Gobierno, pero tampoco han dado sus frutos. Se mueven las fichas, se barajan las cartas, se hacen insinuaciones, se intentan frenar rebeliones internas. Aunque no sepamos cómo acabará, el país atraviesa uno de los momentos más emocionantes, inéditos y sorprendentes que se recuerdan en la esfera política.

¿Qué movimientos ha realizado Rajoy?

El presidente del Gobierno ha arrancado la semana convocando a La Moncloa a los líderes de Podemos, Pablo Iglesias, y de Ciudadanos, Albert Rivera. Estas reuniones han llegado tras su áspero encuentro el pasado miércoles con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien rechazó investirle.

Rajoy ha tenido que escuchar otra vez ‘no’ por parte de los líderes de las formaciones emergentes. El presidente del Gobierno les ha trasladado a los dos que tiene la legitimidad para seguir al frente del país al haber sido la lista más votada. Desde Moncloa, se argumenta que el resultado del 20-D es la “expresión clara e incuestionable de la voluntad de los españoles que, en lógica democrática, debería suponer el mandato para la formación” de Ejecutivo.

El presidente les ha comunicado a los dos su negativa a negociar cualquier cuestión que ponga en peligro la integridad territorial -Podemos defiende un referéndum de independencia en Cataluña-. Rajoy nunca ha apuntado la posibilidad de llegar a un entendimiento con los morados, por lo que sus palabras van dedicadas especialmente a Ciudadanos y al PSOE. No los cita nunca, pero habla de los partidos de orden constitucional. Eso sí, ha reconocido en los encuentros que la cultura política ha cambiado y ha prometido diálogo y “generosidad” a partir de ahora.

¿Qué va a hacer el PP ahora?

Los populares van a intentar gobernar hasta el último minuto. En la calle Génova creen que tienen tiempo todavía para pactar y han confiado esta negociación a la presión que se ejerce desde todos los ámbitos sobre Sánchez.

"Lo único que pedimos al PSOE es responsabilidad y, en ese ámbito de responsabilidad, que se coloque donde quiera", ha señalado el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maillo. La opción que sigue buscando el PP es la abstención del PSOE y de Ciudadanos para poder gobernar en minoría.

(Sigue leyendo después del vídeo)

Por eso, dice que van a seguir intentando dialogar. Asimismo, no ha cerrado la posibilidad incluso de ofrecer un gran Gobierno de coalición a los socialistas. Por el momento, en Génova se ve como un pequeño paso que Sánchez haya tenido que ceder ante los barones y haya especificado que no va a pactar con Iglesias si no retira su condición de celebrar una consulta separatista en Cataluña.

Aunque no se han anunciado nuevas reuniones, Martínez-Maillo ya ha dicho que van a continuar los contactos con los partidos del arco parlamentario para la investidura -la cuestión esencial- y la formación de la Mesa del Congreso.

¿Qué ha acordado el PSOE?

Los socialistas están sumergidos en una marejada interna y externa. Este lunes han celebrado una agitada reunión del Comité Federal -el máximo órgano del partido entre congresos- para analizar los próximos escenarios. Este domingo Sánchez ya se había visto las caras con los principales barones para intentar pactar una postura conjunta. Desde la celebración del 20-D, algunas federaciones han presionado a Sánchez para que no forme Gobierno con Podemos ante la exigencia del referéndum catalán.

Esta oposición interna ha estado liderada por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, a quien se han sumado líderes como Emiliano García-Page (Castilla-La Mancha), Javier Fernández (Asturias), Ximo Puig (Comunidad Valenciana) y Guillermo Fernández Vara (Extremadura).

(Sigue leyendo después del vídeo)

Ante la presión, Sánchez ha afirmado en su discurso que no va a pactar con Pablo Iglesias si mantiene la consulta porque no piensa jugar con la integridad territorial. El secretario general ha dicho que no piensa gobernar a “cualquier precio”, pero ha precisado que intentará formar Ejecutivo en el caso de que Rajoy no logre los apoyos suficientes.

En el escenario socialista subyace la lucha por el poder. En el PSOE están enfrascados en el debate de cuándo celebrar el próximo congreso del partido -en el que se elige al líder-. Díaz y Fernández reclaman que se tiene que hacer cuando toca: en febrero de este año. El último congreso ordinario fue el de febrero de 2012, cuando Alfredo Pérez Rubalcaba venció a Carme Chacón. En cambio, el del verano de 2014 -que supuso la victoria de Sánchez- era de carácter extraordinario tras la dimisión de Rubalcaba. Sánchez ya ha avanzado su intención de presentarse, pero quiere retrasarlo a la primavera, después de que se aclare la investidura. De su parte están las ‘baronesas’ Sara Hernández (Madrid) y Francina Armengol (Baleares). Del Comité Federal no ha salido ninguna fecha concreta.

¿Qué postura defiende Podemos?

Iglesias le ha trasladado a Rajoy en su reunión que “ni por activa ni por pasiva” va a permitir que el PP siga gobernando. Por eso, votarán ‘no’ al candidato popular. Eso sí, ha señalado que tiene la impresión de que se está formando ya una gran coalición.

Sobre la mesa, el líder de Podemos ha puesto una ley de emergencia social, que su partido presentará cuando se constituyan las Cortes Generales el próximo 13 de enero. Eso es lo “urgente”, ha comentado, a la vez que ha dicho que sigue defendiendo una consulta soberanista.

Iglesias se ha vuelto a mostrar muy crítico con el PSOE, que, en su opinión, está haciendo estos días “teatro” para evitar un pacto de izquierdas. Además, ha calificado de “altamente decepcionante” la conversación que mantuvo la semana pasada con Sánchez, de quien cree que no tiene la altura política que requiere este momento.

(Sigue leyendo después del vídeo)

¿Cómo encara Rivera la negociación?

Rivera también le ha transmitido su 'no' a Rajoy en la investidura. Pero esa postura tiene muchos matices y podría incluso cambiar para dejar que empiece la legislatura. El presidente de Ciudadanos le ha pedido al candidato del PP que le informe si el PSOE decide finalmente abstenerse. Entonces, los naranjas podrían tomar también esta postura, ha explicado, para dejar que el PP gobierne.

Ciudadanos ya ha dicho que va a estar en la oposición, no piensa gobernar con el PP. No obstante, Rivera quiere que eche a andar a la legislatura lo antes posible para llevar a cabo reformas “urgentes” -como un pacto nacional por la Educación-. Su solución pasa por una mesa de diálogo con PP y PSOE para que España no se colapse institucionalmente. Por ello, ha metido presión a Sánchez para que se aclare y mueva “ficha”.

(Sigue leyendo después del vídeo)

¿Cómo puede afectar la situación en Cataluña?

Este lunes también se ha entrelazado la situació a nivel nacional con la de Cataluña. Todavía la escena política vive pendiente del futuro de Artur Mas tras el empate en la votación de la asamblea de la CUP. El próximo 2 de enero la dirección de esta organización anticapitalista decidirá su postura. Es la última oportunidad para que el líder de CDC continúe como president, ya que el 9 de enero expira el plazo legal antes de que se tuvieran que convocar de nuevo elecciones y necesita los votos de los 'cuperos'.

Por ello se repite la palabra “estabilidad” dirigida al PSOE desde el PP y Ciudadanos a fin de que se pueda formar rápidamente Gobierno y que los independentistas no aprovechen este periodo. Si Mas logra los apoyos suficientes en el Parlament la semana siguiente, en Madrid deberían acelerarse las negociaciones para que haya Ejecutivo, según los populares y los naranjas.

Sigue la partida de Risk. ¿Quién ganará?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Photo gallery Reunión de Rajoy con Iglesias See Gallery