INTERNACIONAL
13/04/2016 17:55 CEST | Actualizado 13/04/2016 17:55 CEST

Nuit Debout: Los indignados franceses resisten a pesar de los desalojos

EFE

Llevan 13 días "en pie". Los indignados franceses resisten y siguen reuniéndose cada tarde desde el 31 de marzo en una gran asamblea en la plaza de la República de París. Cada día son más los curiosos que se acercan a escuchar lo que estos jóvenes (y ya no tan jóvenes) tienen que decir, para saber contra qué protestan. Ya no es sólo Paris: Nuit Deboutse ha expandido a más de 40 ciudades francesas como Niza, Lyon, Toulouse, Nantes o Lille. Además, Bruselas y algunas ciudades españolas han convocado concentraciones en solidaridad con ellos.

Pocos de los miembros del colectivo "Convergencia de Luchas" que convocó la primera acampada en París, se imaginaban que Nuit Debout iba a llegar tan lejos. Con formas de organización, eslóganes y una energía muy similar a la que tenían los indignados que comenzaron en la puerta del Sol en mayo del año 2011, Nuit Debout ya es un movimiento consolidado, con distintas comisiones (legal, feminismos, comunicación, acción...), una gran presencia en las redes sociales, el apoyo de intelectuales y políticos -como el economista Fréderic Lordon- y muchas ganas de seguir adelante con sus protestas en contra de los recortes y la reforma laboral del presidente François Hollande y el primer ministro Manuel Valls, además de manifestar su descontento con otros aspectos del sistema.

Una de las asambleas en la plaza de la República

La diferencias más significativas entre los indignados españoles y los franceses son el surgimiento de las protestas -en Francia fue preparado por un colectivo semanas antes-: la relación con los sindicatos - cuando surgió el 15M, en España estaban muy deslegitimados-; y el motivo de la propuesta: mientras que en España planteaba propuestas más genéricas como el fin de la austeridad y del bipartidismo, Nuit Debout ha surgido en contra del proyecto de la reforma laboral, aunque luego expandan su indignación a otros ámbitos.

El movimiento comienza a tener resultados. El primer ministro Valls presentó este lunes - en plena protesta- un plan en favor de la juventud. Hasta 500 millones de euros puso sobre la mesa el jefe del Gobierno tras recibir a las principales organizaciones estudiantiles del país, en forma de ayudas a los que buscan el primer trabajo, becas y fomento de los contratos indefinidos.

Un muñeco de Manuel Valls cuelga de la estatua de Marianne, en la plaza de la República de París

El paquete de medidas fue bien recibido por los representantes de los estudiantes, pero no les ha convencido de levantar sus protestas contra la política del Ejecutivo socialista y, en particular, contra la reforma laboral que comenzará a debatirse en la Asamblea Nacional a principios de mayo. Valls también desveló otras medidas para facilitar el acceso de los jóvenes al alquiler, mejorar las condiciones de los estudiantes en prácticas o promover el acceso a los estudios universitarios de los que procedan de la formación profesional.

Aparte de las múltiples acciones de protesta -además de las acampadas se han organizado otro tipo de acciones como escraches a Valls, manifestaciones hasta la Bastilla o protestas junto a los sindicatos de distintos sectores-, la presencia y utilización de las redes y la organización de las distintas comisiones, Nuit Debout también ha sufrido problemas similares a los del 15M.

Los servicios de limpieza en la plaza de la República

Varias madrugadas, la policía ha desalojado a los indignados que quedan a las 6 de la mañana para que los servicios de limpieza puedan quitar las estructuras y pancartas que han montado en la plaza. Y cada día, los integrantes de Nuit Debout vuelven para dar forma a la plaza de nuevo. Otro de los inconvenientes de este movimiento tomó forma la madrugada del lunes 11 de abril al 12 de abril, cuando un grupo de violentos cortó el tráfico con barricadas y se paseó por la plaza durante media hora sin la intervención de los antidisturbios -que previamente habían vivido momentos de tensión con el resto de manifestantes-.

La decimotercera noche de los indignados tampoco comenzó bien. Al caer el sol las luces de la Plaza de la República se apagaron dejando las asambleas a oscuras y dificultando a los periodistas hacerse con material gráfico.

Aunque Nuit Debout avance, aún le quedan muchos retos por afrontar: la extensión del movimiento a la periferia para la inclusión de distintos perfiles es uno de ellos. Los indignados se declaran 'apolíticos', feministas, pro-refugiados... Pero aún no cuentan con la presencia de algunos sectores de la sociedad como los pensionistas, los negros, los musulmanes... Por otro lado, igual que pasaba con el 15M, sin la organización necesaria el movimiento podría quedarse en una simple protesta con tiendas de campaña si no se extiende a los barrios, las universidades, los sindicatos, los pueblos... Y se mantienen las comisiones de trabajo.

Estructuras de la plaza de la República

El futuro del movimiento nadie lo sabe. El 15M acabó con varias movilizaciones en los barrios y las llamadas 'mareas ciudadanas' que luchan por problemas sociales concretos. Además, el surgimiento del partido de izquierdas Podemos, ha intentado llevar al Congreso varias de las propuestas del 15M, pero muchos franceses de Nuit Debout -entre ellos el economista Lordon- se preguntan, vista la situación, si Podemos es un contraejemplo.

De momento, la lluvia y los desalojos no impiden que los indignados vuelvan a ocupar las plazas para debatir en asambleas sobre la situación política, social y económica del país. Lo mismo que hacen a cuatro kilómetros de la Plaza de la República los diputados de la Asamblea Nacional Francesa, pero con objetivos muy diferentes.

Photo gallery Nuit Debout See Gallery

SOMOS LO QUE HACEMOS