INTERNACIONAL
04/12/2016 22:38 CET | Actualizado 05/12/2016 13:10 CET

Matteo Renzi anuncia su dimisión tras su derrota en el referéndum

REUTERS

El 'no' a la reforma constitucional propuesta por el primer ministro italiano, Matteo Renzi, se ha impuesto en Italia por cerca del 60% de los votos, según los primeros resultados oficiales. Y ya se ha cobrado la víctima que muchos querían: su impulsor, Renzi, ha presentado su dimisión este mismo domingo, nada más conocer su fracaso. Se ha confirmado el peor escenario posible para Italia. Y para Europa.

"El 'no' ha vencido en el referéndum sobre la reforma constitucional. Hemos tenido millones de votos pero no son suficientes", ha admitido Renzi ante los medios. Permitiéndose cierta licencia irónica -a su manera- ha añadido: "Se puede perder un referendo, pero no el buen humor (...) He perdido, lo digo en voz alta, aunque con un nudo en la garganta".

He perdido, lo digo en voz alta, aunque con un nudo en la garganta

"Esta reforma es la que hemos sometido al voto, no hemos resultado convincentes, lo siento, pero nos vamos. Como era claro desde el principio, mi experiencia de Gobierno finaliza aquí", ha dicho también Renzi. "Quería recortar escaños pero no lo he logrado. La silla que cae es la mía", ha sentenciado.

Aunque el primer ministro italiano ha cumplido con lo que toda la oposición quería, que terminara con su cargo, le corresponde ahora al presidente de Italia, Sergio Mattarella, decidir si acepta o no su dimisión. Mattarella puede pedirle que siga en el puesto, pero lo cierto es que la intención de Renzi de marcharse es una gran victoria para sus oponentes.

ELEVADA PARTICIPACIÓN

Tanto la Liga Norte como Forza Italia habían pedido la dimisión inmediata de Matteo Renzi tras conocer los sondeos que avanzan la derrota de su reforma constitucional. "Se trata de una victoria del pueblo contra los poderes fácticos", ha declarado el líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, nada más conocer los resultados de las encuestas. "Hay que convocar elecciones anticipadas ya y Renzi debería dimitir en los próximos minutos". En los mismos términos se ha expresado el líder del bloque parlamentario de Forza Italia, Renato Brunetta. "Renzi debe largarse y, con él, los poderosos grupos de influencia que también han sido derrotados", ha añadido.

Hay que convocar elecciones anticipadas ya

Pero la idea de unas elecciones anticipadas no es tan sencilla: en la actualidad el país cuenta con una ley electoral aprobada por Renzi y que sólo concierne a la Cámara de los Diputados, ya que el Senado debía modificarse con la reforma sometida este domingo a referéndum. Por lo tanto, como la reforma constitucional finalmente no se ha aprobado, la nueva ley electoral no resulta válida y hay que modificarla. Y eso no sería factible a corto plazo.

Otro de los datos más que relevantes de la noche en Italia ha sido la participación en el referéndum, que ha sido histórica. El 69,30% de los italianos han acudido a las urnas. Y eso que en este referéndum, que pretendía confirmar la aprobación en el Parlamento de la reforma de Renzi, no se necesitaba una participación mínima sino que ganaría la opción que recibiera más votos.

Renzi había vinculado su continuidad al frente del Gobierno con la victoria en el referéndum, aunque posteriormente lamentó haberlo relacionado. Este domingo se han resuelto todas las dudas: Italia ha dicho 'no' a Renzi y a su reforma, llevando a la inestabilidad institucional a uno de los países fundadores de la Unión Europea. Y todo esto sucede no en cualquier momento, sino cuando los movimientos populistas avanzan en varios países y cuando el proyecto europeo aún tiembla por las consecuencias del Brexit.

El fracaso del primer ministro italiano se ha producido pocas horas después de que en Austria la victoria del ecologista Alexander Van der Bellen en las elecciones presidenciales diera un respiro a la UE ya que se alejaba la posibilidad de un progreso de las tendencias extremistas. Pero después llegó Italia... Y Europa tiembla ante lo que pueda pasar ahora.