INTERNACIONAL
20/12/2017 14:50 CET | Actualizado 16/01/2018 14:25 CET

El bebé sirio convertido en símbolo de la resistencia tras perder un ojo

La imagen del pequeño, de tres meses, provoca una campaña de solidaridad

AFP
Combo de imágenes de participantes en la campaña de solidaridad con el pequeño Karim.

El pequeño Karim, un bebé que aún no ha cumplido los dos meses, se ha convertido en símbolo de la resistencia de las ciudades siria sitiadas por la guerra. Su madre falleció en el mismo bombardeo en el que el crío perdió su ojo izquierdo por la metralla, que le causó también severos daños en el cráneo. Su dramática historia ha desatado una campaña de solidaridad en las redes.

El pequeño y su madre vivían en el Guta oriental, una región aledaña a Damasco sitiada por las fuerzas del régimen de Al-Asad, junto a otras 400.000 personas. Es un bastión rebelde y el mayor cerco de la guerra siria, que se mantiene desde 2013 e implica unas duras condiciones de vida para la población civil atrapada, que además de los bombardeos cotidianos por parte de las fuerzas gubernamentales sufre falta de alimentos y medicinas.

El bombardeo que hirió a Karim y mató a su madre ocurrió el 29 de octubre. Los enfrentamientos en esta región se han recrudecido desde principios de noviembre, cuando el régimen inició una campaña de bombardeos para reducir a las tropas rebeldes que controlan este reducto.

La imagen del Karim ha provocado una campaña de solidaridad que ha llevado a numerosos residentes de Guta a hacerse fotos posando con la mano tapando uno de sus ojos.

AFP
Vecinos de Duma, localidad de Guta Oriental cercana a la de Karim que es controlada por los rebeldes, posan para solidarizarse con el bebé.

AFP
Una niña residente en la localidad sitiada de Duma.

AFP
Un niño de Duma posa para la campaña de solidaridad con Karim.

AFP
Combo de fotos de residentes en la ciudad sitiada de Duma participando en la campaña.

La iniciativa, ideada por un fotógrafo freelance que colabora ocasionalmente con AFP desde Guta, según ha informado esta agencia, se ha extendido rápidamente por las redes. Muchas personas de fuera de Siria se han sumado a ella utilizando el hashtag #SolidarityWithKarim. Su difusión ha llegado hasta las Naciones Unidas, donde el embajador británico Matthew Rycroft ha tuiteado una foto de sí mismo en el Consejo de Seguridad con su mano derecha tapando uno de sus ojos.

"Cuando nos sentamos en el Consejo de Seguridad y alertamos de que la inacción significa que más gente va a morir. Más escuelas bombardeadas. Más niños heridos. Esto es lo que queremos decir", escribió en el tuit, en el que también pedía el fin de los bombardeos y el cerco a Guta oriental.

ESPACIO ECO