INTERNACIONAL
04/01/2018 07:51 CET | Actualizado 04/01/2018 08:00 CET

Trump amenaza a los palestinos con cortar la ayuda si no hay conversaciones de paz

Considera que no muestran "ningún aprecio o respeto" por los "cientos de millones de dólares" que reciben.

EFE
Donald Trump

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado a los palestinos con congelar las ayudas si no están dispuestos a negociar la paz con los israelíes, al considerar que no muestran "ningún aprecio o respeto" por los "cientos de millones de dólares" que reciben cada año.

Horas después de cargar contra Pakistán y anunciar una revisión de la ayuda, Trump ha extendido también sus críticas a otros actores internacionales. "Por ejemplo, pagamos a los palestinos cientos de millones de dólares cada año y no recibimos ningún aprecio o respeto", ha asegurado en Twitter.

"Ni siquiera quieren negociar el tan esperado tratado de paz con Israel", ha criticado Trump, que precisamente se ha visto envuelto en la polémica al reconocer en diciembre Jerusalén como capital israelí, en contra del criterio de los palestinos y de la gran mayoría de la comunidad internacional, incluida la ONU.

Según Trump, Jerusalén, "la parte más dura de la negociación", está ahora "fuera de la mesa". Los palestinos, sin embargo, "ya no quieren hablar de paz, por lo que por qué deberíamos realizar ningún pago masivo en el futuro", ha añadido el mandatario norteamericano.

Trump no ha detallado las posibles consecuencias de este aviso, pero la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, sugirió poco antes que estaba en duda la contribución norteamericana con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA).

Haley ha reconocido ante los medios que Estados Unidos estudia recortarlos fondos hasta que la Autoridad Palestina "vuelva a la mesa de negociación".

El reconocimiento de Jerusalén como capital israelí por parte de Estados Unidos ha acabado con cualquier expectativa de paz en Oriente Próximo, ya que su estatus se sitúa en el núcleo de la negociación para alcanzar la ansiada solución de dos estados. Los países musulmanes y la mayor parte de la comunidad internacional han criticado el paso dado por Washington.