POLÍTICA
19/01/2018 22:06 CET | Actualizado 19/01/2018 22:06 CET

“Esa persona es Francisco Camps”

El día que ‘El Bigotes’ confesó que su ‘amiguito del alma’ creó la financiación irregular del PP valenciano.

Francisco Camps
EL HUFFPOST
Francisco Camps

"Esa persona es Francisco Camps". Álvaro Pérez 'El Bigotes' ha tirado de la manta. O del mantón de Manila. El amiguito del alma ha cantado en la Audiencia Nacional y ha despejado la X de la financiación irregular del PP valenciano. Ha acusado al expresidente valenciano de ser el que ordenaba que empresarios pagaran en B trabajos realizados por Orange Market al PP.

Incendiario, dolido, provocador, entre la indignación y las risas, hablando de "mandangas" y dispuesto a contar lo que llevaba años callando. Boquita de piñón cañí. Así se ha presentado este viernes ante el juez el que fuera el hombre fuerte de Francisco Correa en Valencia. Y con un objetivo claro: señalar a Camps, el hombre que tenía todo el poder, junto con el expresidente de Les Corts valencianas Juan Cotino y su jefa de gabinete, Ana Michavila.

¿Quién creó el sistema de financiación ilegal del PP valenciano? Francisco Camps, ha repetido 'El Bigotes', aquel empresario que dejó Madrid para ir a triunfar en Valencia de la mano del expresidente organizando actos del partido. El que conseguía en media hora, ha confesado, 16.000 chubasqueros para los asistentes al multitudinario mitin de Mariano Rajoy en la plaza de toros de Valencia. Hoy directo hacia Camps y el modelo ilegal: "Es el único que podía hacerlo".

EMPRESARIOS, "HECES DE VACA" Y LLAMADAS

Todo eran risas, votos, caviar fresco. Pero por debajo de la mesa pasaban oscuras cosas. 'El Bigotes' y el 'número dos' de la trama, Pablo Crespo, han seguido este viernes la línea de confesiones abierta esta misma semana por Francisco Correa. Y el método era el siguiente: las deudas contraídas por el Partido Popular valenciano de actos con Orange Market las pagaban posteriormente empresarios. Varios de ellos arrepentidos lo han confirmado también a lo largo de los últimos días. Y la Fiscalía ha subrayado que estos eran beneficiarios de obras de la Administración.

En los últimos días subía la presión hacia Ricardo Costa, el 'número dos' de Camps en el partido, y que ha escuchado todo en directo al estar sentado también en el banquillo. Correa ya había apuntado hacia él, pero Crespo iba más allá a primera hora de su declaración diciendo que el antiguo dirigente del PP le dijo que las facturas del partido debían ser pagadas en negro por empresarios. Argumentaba Costa en aquellas reuniones que el PP no tenía dinero y que se hacía así o no se cobraba. El 'número dos' de Gürtel ya apuntaba a gestiones con la trama de Camps.

Tengo la espalda como un gladiador de latigazos

Pero 'El Bigotes' tenía mucho más. Cansado de su vida en la cárcel y con la vista puesta en una rebaja de la pena, Álvaro Pérez ha ido a lo más alto: "Ricardo (Costa) llama delante de mí a la persona que le consultaba siempre todo y le dijo que había problemas serios de hacerlo de esa manera y esa persona le dice que es la única manera que hay de cobrar y si le interesa, bien, y si no, que lo deje. Esa persona es Francisco Camps". Demoledor.

Una tras otra, escuchado con atención por el juez, los abogados y los presentes Correa, Crespo, Costa y Vicente Rambla. "Delante de mi llamaban al presidente y le decían: 'oye que está aquí Álvaro'.Y decía: 'pues darle el acto del domingo'.Y ya está, otro cacahuete al mono". "Me daban las heces, me daban caca de vaca". "Se ha pintado esto de tal manera, de manera que Alvarito se comía todo en Valencia, y no se comía ni las mondas". "Hay muchos PP que han trabajado con nosotros y ahora se rasgan las vestiduras. Todos los PP de España querían trabajar con nosotros". "Como me atizan tanto... es que tengo la espalda como un gladiador de latigazos".

ASÍ O NADA

¡Pura traca valenciana! Y es que las palabras de 'El Bigotes' retratan una época, una forma de hacer política, el modelo impuesto por Camps, el hombre que ayudó a salvar a Rajoy de los buitres del PP madrileño tras la derrota en 2008 y que soñaba por las noches con ser el delfín. Se creía tocado para ser un día el presidente del Gobierno.

Se fijó en Álvaro Pérez y en su trabajo para otros 'peperos' a lo largo y ancho de España. 'El Bigotes' ha relatado cómo llegó de la mano de Camps a aquella Valencia de descapotables, barcos flamantes, fiestas bañadas de Moet Chandon a la luz de la Copa América, de rugidos de F-1. "Entablé una amistad con él y me dijo que me fuera allí a vivir con mi familia y así se decidió, tan sencillo como eso". Estaba cansado de Madrid, donde organizaba actos para el PP y Mariano Rajoy: "Si falla el micrófono, se ve en el telediario".

Era un trabajo "vertiginoso" y la presión "era brutal". "Hacía daño al hígado y la vida", ha confesado, así que cogió las maletas y se fue a trabajar para el PP de Camps, al que había conocido a través de Alejando Agag. Más revelaciones durante el juicio. Tenía una tarjeta de seguridad para no tener que pasar los controles en la sede de Génova "y la sigo teniendo por si acaso alguien la necesita".

Orange Market era esa 'naranja mecánica' que se encargaba de organizar actos, contratar azafatas, hacer las traseras... Pero 'El Bigotes' lloraba mucho porque decía que no conseguía ninguna de las grandes campañas institucionales. Él y Crespo han dicho en su relato que ahogaban las deudas a la empresa -veían cerca el concurso de acreedores y el cierre- por los impagos del PP. Entonces, Costa les plantea el sistema: los empresarios pagan parte de esas facturas en B que corresponden a los populares. Estos dos miembros de la Gürtel (hoy en el papel de ángeles confesos) han coreado que no querían aceptar el método, pero que les dijeron que era así... o nada.

EFE

"MANDANGAS"

Un mundo no solo de políticos y organizadores de eventos, sino también de potentes empresarios valencianos dispuestos a alimentar esa financiación irregular. Se ha quejado 'El Bigotes' de que "no están todos los que son ni son todos los que están". Otro petardazo. "Lo que me pagaban siempre los empresarios era en B", ha agregado. Venga, a animar más la falla en relación a los empresarios arrepentidos: "Aquí lo que no han dicho es lo que conseguían cuando les soltaban la mandanga".

"Los pagos se realizaron de tres maneras: mediante efectivo, mediante facturas con conceptos que no eran los que correspondían y mediante facturas correctas", ha resaltado 'El Bigotes', que ha detallado que algunas veces recibía el dinero de manos de gente del partido como David Serra y Vicente Campos.

Episodios negros de la España del boom, de personajes que campaban por la vida pública dispuestos a arañar euros sin escrúpulos. El fango bajo la imponente Ciudad de la Artes y las Ciencias, las costuras oscuras de los trajes a medida. Desde el frío complejo de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) no se atisba el Mediterráneo. Y nadie sabe mejor tus verdades que tus más cercanos. No hay nada más peligroso que un amigo enfadado... con bigote o no. ¿Verdad, señor Camps?

Regalos de 'Gürtel'