NOTICIAS
08/02/2018 11:21 CET | Actualizado 08/02/2018 11:26 CET

Jabois desmonta con siete sencillas palabras la condena por un fotomontaje de cristo

"El rostro de Jesús no se conoce".

INSTAGRAM

"El rostro de Jesús no se conoce". Así de simple. El periodista Manuel Jabois ha desmontado, con apenas siete palabras, la sentencia del juzgado de lo Penal número 1 de Jaén que ha condenado este miércoles a D.C.D., de 24 años, al pago de una multa de 480 euros como autor de un delito contra los sentimientos religiosos por subir a Instagram un fotomontaje del Cristo de la Amargura, popularmente conocido en la Semana Santa de Jaén como El Despojado. En dicho montaje el rostro de la imagen religiosa fue sustituido por el del acusado.

"Hay tantas posibilidades de que Jesús sea como el que pintó Miguel Ángel como que hubiese tenido la cara de un chaval de Jaén", ha argumentado Jabois, quien ha mostrado su sorpresa ante el hecho de que haya sentimientos con "categoría penal": "Lo que sientes tiene capacidad de poner denuncias", sentencia.

Pincha aquí para escuchar el comentario en la Cadena Ser y sigue para leer el texto completo

Hay dos aspectos preocupantes en la condena a un chico de Jaén que ha hecho un fotomontaje con Jesús, poniendo su cara en lugar de... ¿En lugar de qué? El rostro de Jesús no se conoce: no hay ninguna prueba de cómo es esa cara. No se puede "manipular", como dice la sentencia, lo que no se conoce. Se han hecho miles de representaciones de Jesús, algunas bastante espantosas, y a nadie se le pasó por la cabeza que se estaban riendo de él. Un científico llegó a anunciar que había dado con la cara más aproximada de Jesús siguiendo rasgos de semitas de la época y tras medir cráneos de hombres que habían compartido su época con él, y que alguien mire el resultado en Internet: Jesús parece un personaje de 'Suburra'. Lo que quiero decir es que hay tantas posibilidades de que Jesús sea como el que pintó Miguel Ángel como que hubiese tenido la cara de un chaval de Jaén.

Pero vayamos a lo importante: ese chico ha sido condenado por ofender los sentimientos religiosos. Lo que peor llevo de no ser creyente es no tener unos sentimientos tan valiosos. Sentimientos que pueden judicializarse si se consideran afectados. Sentimientos que tienen una categoría penal. Tiene que ser importante levantarte por la mañana y saber que lo que sientes está protegido por el Estado. Imagina que sucede con el amor. Sientes amor por tu pareja, le han hecho un fotomontaje a tu pareja en su trabajo porque es su último día y denuncias a la empresa por ofender tus sentimientos. Lo que sientes tiene capacidad de poner denuncias. Pero no sólo: es rentable. Tus sentimientos recaudan dinero. La Cofradía de la Hermandad de la Amargura ha ganado dinero ofendiéndose. Mi pregunta es: si un fotomontaje es una burla a Jesús, ¿tasar su dignidad en 480 euros, qué es?

Si quieres leer más historias como esta visita nuestro Flipboard

NOTICIA PATROCINADA