TENDENCIAS
20/03/2018 15:51 CET | Actualizado 20/03/2018 15:51 CET

Muere el último rinoceronte blanco macho que quedaba en el mundo

Su desaparición deja a la especie al borde la extinción.

EFE

El último rinoceronte blanco macho del norte que quedaba ha muerto. Solo quedan con vida dos hembras de esta subespecie, con las que los científicos esperan evitar la extinción.

La entidad Ol Pejeta Conservancy (Kenia) ha señalado en un comunicado que había tomado la decisión con funcionarios de vida silvestre y sus cuidadores anteriores de practicar la eutanasia al rinoceronte de 45 años, llamado Sudán, debido al rápido deterioro de su estado.

Sudán estaba siendo tratado por complicaciones relacionadas con la edad que habían afectado sus músculos y huesos y también le habían causado extensas heridas en la piel.

El rinoceronte había pasado dos semanas a finales de febrero y principios de marzo tumbado en su corral debido a la incomodidad de una herida profunda en la pata trasera derecha.

"Su condición empeoró significativamente en las últimas 24 horas. No pudo ponerse de pie y sufría mucho", apunta Ol Pejeta. "El equipo veterinario del zoológico de Dver Kralove, Ol Pejeta y el Servicio de Vida Silvestre de Kenia tomaron la decisión de practicarle la eutanasia", añade.

Sudán había vivido previamente en el zoológico de Dver Kralove, en la República Checa, antes de ser trasladado a Ol Pejeta Conservancy, a unos 250 kilómetros al norte de Nairobi, donde vivía con las dos últimas hembras de la misma especie, Najin, de 27 años de edad, y Fatu, de 17 años.

Tras todos los intentos fallidos de lograr que se apareasen naturalmente, los conservacionistas colocaron a Sudán el año pasado en la aplicación de citas Tinder, con la esperanza de recaudar suficiente dinero para pagar un tratamiento de fertilidad de 9 millones.

Recogen su material genético

Ol Pejeta afirma que habían recogido el material genético de Sudán este lunes, que podría usarse en el futuro para intentar la reproducción de los rinocerontes blancos del norte. Asimismo, indica que los científicos también estaban buscando formas de realizar la fertilización in vitro.

"La única esperanza para la preservación de esta subespecie ahora radica en desarrollar técnicas de fertilización in vitro utilizando óvulos de las dos hembras restantes, semen de rinoceronte blanco del norte almacenado de los machos y hembras subrogadas del rinoceronte blanco del sur", expresa la entidad.

Si bien hay miles de rinocerontes blancos del sur vagando por las llanuras del África subsahariana, décadas de caza furtiva rampante han reducido drásticamente el número de blancos del norte.

Los cazadores furtivos pueden vender cuernos de rinoceronte blanco del norte a 50.000 dólares por kilo, llegando a ser más valiosos incluso que el oro.

Kenia tenía 20.000 rinocerontes en la década de 1970, disminuyendo la población a 400 en la década de 1990. En la actualidad 650 se encuentran en el país, pero casi todos ellos son rinocerontes negros.

EL HUFFPOST CON NETFLIX