INTERNACIONAL
11/07/2018 13:58 CEST | Actualizado 11/07/2018 16:48 CEST

La genial idea de estos seis jóvenes para colar la bandera gay en Rusia

Exhibir la bandera arcoíris en el país de Putin puede conllevar multas e incluso detenciones.

En la Plaza Roja de Moscú, seis jóvenes posan con la camiseta de varios equipos nacionales de fútbol. Unos sonríen, otros miran al horizonte, pero todos caminan con paso decidido hacia la cámara.

A simple vista puede parecer un grupo de turistas cualquiera que pasea por la capital rusa durante el Mundial de fútbol.

A post shared by El HuffPost (@elhuffpost) on

Pero si te fijas bien, lo entenderás: los llamativos colores de las seis camisetas conforman la bandera LGTBI. Por sólo ondear esa misma bandera varios activistas rusos se han enfrentado a detenciones, en un país donde se reprime duramente la homosexualidad.

Muchas fotos de este grupo fueron tomadas en lugares icónicos de Moscú, a veces frente a la policía rusa. Pero esas seis personas no formaron accidentalmente los colores de la bandera arcoíris: el proyecto, llamado The Hidden Flag (La bandera escondida) se pensó cuidadosamente en Madrid, como parte de las celebraciones y reivindicaciones del mes del Orgullo.

Creado conjuntamente por la organización LGBT FELGBT, la agencia de publicidad Lola Mullenlowe y el periódico El Diario, el proyecto reunió a seis activistas o simpatizantes de la comunidad LGTBI para enviarlos a la capital rusa y hacer una sesión de fotos muy particular.

Cada uno de ellos luce la camiseta de su selección: de izquierda a derecha, el rojo de España, el naranja de Holanda, el amarillo de Brasil, el verde de México, el azul de Argentina y el violeta de Colombia.

"Estuve detenido 15 horas en el aeropuerto"

Mateo, un expatriado colombiano en París, y representante de la camiseta morada en las fotos, se vio embarcado en la aventura de la noche a la mañana, convencido por un amigo.

Abiertamente homosexual, no se considera un gran militante de la causa LGTBI, como explica durante una entrevista para la edición francesa del HuffPost. "Cuando mi amigo me llamó para contarme su idea, dije que sí de inmediato, sin pensarlo siquiera. Fue después, hablando con mis familiares sobre la represión rusa de los activistas, cuando me di cuenta de que quizás era una locura", reconoce.

A post shared by Dany Feld 🌗 (@danyfld) on

En cualquier caso, Mateo viajó a Moscú. Y posó junto a Marta, Eric, Eloi, Guillermo y Vanessa, siguiendo un orden para que se distingan los colores de la bandera. El grupo estuvo relajado, aunque Mateo no tanto.

No volveré a Rusia hasta que los derechos LGBT no sean más favorables, eso lo tengo claro.

"Sinceramente, yo estaba más estresado, me costaba calmarme... En un momento dado, íbamos buscando a la Policía para hacernos la foto y estaba convencido de que nos iban a coger", admite.

A post shared by Berto Hernandez (@bertros76) on

Aunque nadie les llamó la atención, Mateo no logró escapar por completo de la Policía rusa: de vuelta al aeropuerto, fue detenido durante quince horas y allí temió que lo desenmascararan. "No volveré a Rusia hasta que los derechos LGTBI no sean más favorables, eso lo tengo claro", lanza.

El apoyo a personas LGTBI de Rusia y de otros países opresores

Los seis activistas quedaron muy sorprendidos por la increíble acogida que recibieron sus fotos, publicadas el sábado 7 de julio con motivo del desfile del Orgullo en Madrid. Les llegaron mensajes de todo el mundo para felicitarlos, y Mateo recuerda especialmente el de un joven ruso homosexual de 18 años, que se emocionó muchísimo con las imágenes.

"Ya estamos pensando en nuestra próxima acción", cuenta. "Tal vez en otro país donde la homosexualidad se reprima con tanta severidad, tal vez de otra forma", sugiere Mateo, que espera llegar a un proyecto tan sorprendente como este.

"Lo que sé es que ha despertado una militancia real en mí. Antes estaba contento de vivir mi vida, me conformaba con salir en el Orgullo. Ahora he experimentado una sensación de peligro sólo por mi orientación sexual, es difícil volver atrás", concluye el colombiano.

Sara Okrent, de la agencia Lola MullenLowe's, explica a Buzzfeed News que espera que la mentalidad también cambie en la comunidad deportiva. La bandera arcoíris se utiliza en muchas culturas como símbolo de paz, armonía y diversidad, y desde 1978 funciona también como representación de la comunidad LGTBI.

Este artículo fue publicado originalmente en el 'HuffPost' Francia.

ESPACIO ECO