NOTICIAS
30/07/2018 13:07 CEST | Actualizado 31/07/2018 19:17 CEST

El 'efecto Aquarius' no existe

Pese al mensaje de amenaza que alienta Casado, los datos demuestran que la presión migratoria crece desde 2013 y se disparó ya hace dos años, con el PP en Moncloa.

Un grupo de migrantes, atendidos en el puerto de Tarifa tras cruzar el Estrecho el pasado 26 de julio.
Jon Nazca / Reuters
Un grupo de migrantes, atendidos en el puerto de Tarifa tras cruzar el Estrecho el pasado 26 de julio.

En materia de inmigración "no cabe la demagogia", dice Pablo Casado. Pues vamos a escapar de ella, haciendo caso al nuevo presidente del PP, con números. Así se entenderá por qué no existe un efecto llamada intensificado, que hace que los inmigrantes económicos y los refugiados se decidan como locos a venir a España, que es justo lo que él defiende. No, no hay un efecto Aquarius ni un efecto concertinas ni nada que se le parezca. Lo que hay es mucha guerra, mucha precariedad y mucha ansia de vivir, que lleva a las personas a marcharse de sus países de origen para llegar a Europa, como sea, apostando hasta la vida.

Sostienen los populares que el ofrecimiento de España de un puerto seguro, el de Valencia, para el desembarco del buque Aquarius, el pasado junio, y el anuncio hecho por el Ministerio del Interior de que se van a retirar las cuchillas o concertinas de la valla de separación con Marruecos en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla son dos movimientos políticos que alientan la llegada de inmigrantes a nuestro país. Ante esta situación, Casado dejó claro ayer que "No es posible que haya papeles para todos, no es posible que España pueda absorber millones de africanos que quieren venir a Europa (...) Y, como no es posible, tenemos que empezar a decirlo aunque sea políticamente incorrecto".

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

Desde el Gobierno defienden que la mano tendida al buque de las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée fue algo puntual, motivado por cuestiones humanitarias ante la negativa de Italia y Malta de ofrecerles una tierra en la que atracar. Fue, además, "una demostración de que se puede hacer una política de migración diferente en la Unión Europea", dicen fuentes de La Moncloa a Europa Press. España abrió informativos en toda Europa, demostrando que echar un poco de corazón no viene mal de cuando en cuando, con Francia prestando apoyo y movilizando a sus servicios sociales también para ayudar, un espaldarazo importante.

Tras ese episodio, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, lo dejó claro: el caso Aquarius "tiene que manifestar una visión humanitaria respetuosa", pero no "constituirse en la organización de salvamento marítimo de Europa". Desde entonces, el gobierno de Pedro Sánchez no ha dado más pasos en este sentido y se ha alineado con los grandes de Europa al defender, por ejemplo, la creación de forma voluntaria en los Estados miembros de centros "controlados" para separar a los refugiados -con derecho a permanecer en los Veintiocho- de los inmigrantes económicos -que serían devueltos a sus países de origen-.

El adiós a las concertinas no pasa aún de promesa: la pasada semana, en el Congreso, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, dijo que se retirarán "con carácter inmediato" y apostó por "medios menos cruentos" para reducir el flujo de indocumentados. "No me gusta dar plazos porque muchas veces conducen a frustraciones pero va a ser con carácter inmediato", dijo, pero explicó que pronto habrá otra solución, "siempre garantizando el mismo nivel de seguridad". Se está elaborando un informe para ver qué sistema instalar como alternativa. Pero, a día de hoy, las vallas siguen siendo tan peligrosas como siempre, como evidencian las heridas de los migrantes cada vez que tratan de saltarlas.

Al alza desde 2013

¿Son "millones" los migrantes que quieren entrar, como dice Casado? No, ni los que quieren entrar, ni los que de veras lo han hecho ni los que se han quedado finalmente en territorio nacional (para muchos, España es sólo la puerta del Viejo Continente, no el final de trayecto).

Según datos oficiales las llegadas de inmigrantes por vía marítima fueron de 8.162 personas en 2016, 21.989 en 2017 (un 269% más) y, hasta el 30 mayo de 2018, 7.970 migrantes. Esta tendencia al alza se mantiene desde 2013, aunque fue hace dos años, en 2016, cuando dio un salto importante y así sigue, creciendo. En 2016 y hasta el pasado 1 de junio, cuando triunfó la moción de censura contra Mariano Rajoy, el Gobierno y sus políticas migratorias estaban bajo el control del PP.

El número de inmigrantes atendidos a pie de playa por España desde el inicio del año hasta el pasado 26 de julio asciende a 22.082 personas, según datos facilitados este mismo domingo por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Si durante 2018 se ha atendido de momento a pie de playa a 22.082 personas, en todo 2017 se atendió 24.375, un 132% más que las 10.490 personas de 2016.

En cuanto a los migrantes acogidos por la red de atención humanitaria, desde el inicio del año ascienden a 13.384, mientras que en todo 2017 fueron 16.211 (un 70% más que en 2016, cuando el número fue de 9.562). De esas 16.211 personas de 2017, 10.952 fueron derivadas desde instalaciones policiales (comisaría o centro de internamiento de extranjeros) tras su llegada en patera, y 5.259 desde los centros de estancia temporal de inmigrantes de Ceuta y Melilla.

Hasta ahora, en 2018 ha habido 10.564 salidas desde comisarías, 1.245 desde los centros de internamiento y 2.025 desde los denominados CETI de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Fuentes del Gobierno han insistido en que "en apenas mes y medio", se ha afrontado el problema migratorio con medidas concretas. Así, se ha habilitado con carácter de urgencia un Centro de Acogida Temporal de Extranjeros y se han mantenido reuniones a nivel europeo para abordar de manera conjunta este problema y se han buscado ayudas concretas para países de origen y tránsito. De la misma forma, la administración Sánchez recuerda que el ministro del Interior ha visitado Marruecos y Argelia y que este lunes viajará a Mauritania, países todos ellos de origen y tránsito, para "buscar soluciones". Grande-Marlaska ha visitado Algeciras, también, para conocer de primera mano la situación.

Estos parches, evidentemente, no ocultan la necesidad de una mejor política migratoria común, más fondos o acuerdos en origen para mejorar la calidad de vida en los países deprimidos o en conflicto. Tampoco rebajan el trabajo de los servicios de asistencia, desbordados en las últimas semanas. Que a Sánchez le queda trabajo por delante, está claro. Que los números hablan, también.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Pablo Casado: "España no puede absorber a los millones de africanos que quieren venir a Europa"

- La secretaria de Estado de Migraciones acusa a Casado de plantear falsos dilemas y de acercarse al discurso de Salvini

- Unos 21.000 migrantes han llegado a España por el Mediterráneo en lo que va de 2018, casi la cifra total de 2017

EL HUFFPOST CON NESPRESSO