INTERNACIONAL
01/08/2018 20:16 CEST | Actualizado 01/08/2018 20:21 CEST

Trump reclama a su fiscal general que cierre "ahora mismo" la investigación de la trama rusa

El presidente republicano se entromete en pesquisas en curso, porque dice que sufre una "fraudulenta caza de brujas".

AFP/Getty Images
El presidente de EEUU, Donald Trump, y el fiscal general, Jeff Sessions, en sendas imágenes de archivo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó hoy al fiscal general, Jeff Sessions, a poner fin a la investigación de la llamada "trama rusa", a la que volvió a referirse como una "fraudulenta caza de brujas" dirigida por un fiscal especial con "conflictos" de interés.

"Esta es una situación terrible y el fiscal general Jeff Sessions debería poner fin a esta fraudulenta caza de brujas ahora mismo, antes de que continúe mancillando a nuestro país", escribió el mandatario en su cuenta personal de Twitter.

Asimismo, Trump cargó contra el fiscal especial responsable de la investigación, Robert Mueller, quien es republicano y a quien acusó de ser rehén de un "conflicto" de intereses, aunque no precisó a qué se refería exactamente.

Por último, el presidente volvió a calificar al equipo que está llevando a cabo la investigación bajo supervisión de Mueller de ser "17 demócratas molestos que están haciendo su trabajo sucio (el del fiscal especial)". "¡Son una desgracia para Estados Unidos!", escribió Trump al final de su tuit.

Según una investigación del diario The Washington Post, trece de los miembros del equipo de Mueller constan en los registros públicos como demócratas, mientras que los otros cuatros nunca han estado afiliados a ningún partido.

La Casa Blanca ha mantenido una tensa relación con Mueller desde que en mayo de 2017 el fiscal general adjunto de Estados Unidos, Rod Rosenstein, le puso al frente de las investigaciones que tratan de dilucidar una posible conjura entre el equipo de campaña de Trump y el Kremlin, con el objetivo de que el magnate consiguiera llegar al Despacho Oval.

De hecho, que fuera Rosenstein quien tomara esta decisión obedeció a que, desde un principio, el propio Sessions optó por inhibirse del proceso ante la posibilidad de que él mismo pudiera acabar siendo llamado a declarar como parte de la investigación, tal y como acabó ocurriendo.

Por este motivo, en realidad, Sessions no tiene la potestad de poner fin a la investigación, aunque sí podría despedir al fiscal general adjunto y contratar a uno nuevo que estuviera más dispuesto que Rosenstein a cerrar la investigación.

'On fire'

El presidente de Estados Unidos se ha enganchado a Twitter y ha seguido lanzando mensajes. Poco después, ha insinuado que su exjefe de campaña, Paul Manafort, que en estos momentos se enfrenta a 18 cargos por fraude bancario y fiscal, está siendo tratado por las autoridades peor de lo que lo fue en su día el mítico gánster Al Capone.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

REUTERS
Paul Manafort, saliendo de un juzgado de Washington, en una imagen de archivo.

"Mirando atrás en la historia, ¿Quién fue tratado peor, Alfonse (Alphonse) Capone -legendario jefe mafioso, asesino y "enemigo público número uno- o Paul Manafort -asesor político y ojito derecho de (Ronald) Reagan y (Bob) Dole- que se encuentra preso y en aislamiento pese a no haber sido condenado por nada?", tuiteó Trump.

Manafort, que dirigió la campaña electoral del ahora presidente entre junio y agosto de 2016, se enfrenta desde este martes al primer juicio de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre los supuestos lazos entre Rusia y el equipo de Trump.

Horas antes de publicar este mensaje, Trump había también recurrido a su red social favorita para hacer una defensa de su otrora colaborador. "Paul Manafort trabajó para (el presidente) Ronald Reagan, (el candidato republicano) Bob Dole y otros muchos destacados y respetados líderes políticos", escribió el mandatario, en un mensaje en el que, no obstante, también marcó distancias con su exasesor al señalar que apenas trabajó para él "durante un período muy breve".

Además, Trump acusó a las autoridades de no haberle informado en su momento de que estaba rastreando los vínculos de Manafort con Rusia pese a que, al tratarse de una investigación en curso, el FBI no está autorizado a comentar sus sospechas. "Estos viejos cargos no tienen nada que ver con la colusión. ¡Es un montaje!", zanjó Trump.

Manafort está siendo juzgado por no haber declarado los 75 millones de dólares que obtuvo por asesorar a Ejecutivos extranjeros, incluido el del expresidente prorruso ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014), al que ayudó a mejorar su imagen.

Aunque en un principio, el magistrado Thomas Selby Ellis III determinó que el asesor de 69 años debía permanecer bajo arresto domiciliario, posteriormente ordenó su ingreso en prisión tras salir a la luz que Manafort había aprovechado la falta de vigilancia para colaborar con un ciudadano ruso vinculado a la inteligencia rusa.

QUERRÁS VER ESTO

¿Sabes qué es la trama rusa?

SOMOS LO QUE HACEMOS