Bélgica investiga un ataque informático extranjero a la oficina del primer ministro De Croo

Bélgica investiga un ataque informático extranjero a la oficina del primer ministro De Croo

Ha afectado a la cancillería del jefe del Gobierno, es decir, a los servicios federales que prestan apoyo en tareas como logística, comunicación o aspectos jurídicos.

El primer ministro belga, Alexander de Croo, en una reciente encuentro de líderes europeos, en Bruselas. 
El primer ministro belga, Alexander de Croo, en una reciente encuentro de líderes europeos, en Bruselas. via Associated Press

La Fiscalía federal de Bélgica ha abierto una investigación sobre un presunto ataque informático desde el extranjero a los servidores de la oficina del primer ministro, Alexander de Croo, según informaron medios locales.

La tentativa de pirateo que se investiga tuvo lugar este agosto y habría afectado a la cancillería del jefe del Gobierno, es decir, a los servicios federales que prestan apoyo a De Croo en tareas como la logística, la comunicación, los aspectos jurídicos o la coordinación de la acción del Ejecutivo.

El gabinete del primer ministro confirmó a la agencia BELGA “una actividad sospechosa” a mediados de mes en los sistemas informáticos de la cancillería y la misma fuente señaló que “las autoridades competentes han tomado medidas de precaución adicionales para excluir cualquier riesgo posterior de seguridad”.

Un portavoz del Centro para la Cibercriminalidad de Bélgica, que se encarga de la parte técnica de las pesquisas, declaró a la cadena pública RTBF que “los intentos de pirateo se producen con bastante regularidad, pero en este caso, la situación se ha tomado muy en serio para descartar todo riesgo”. “Varios servicios públicos federales (SPF) están afectados”, añadió.

Fuentes policiales aseguraron al diario Het Nieuwsblad que todos los ordenadores de todos los agentes del país han tenido que reiniciarse y que todos los policías han tenido que solicitar una nueva contraseña. “No todos los agentes pueden utilizar los ordenadores como querrían” todavía e “incluso abrir un correo electrónico a veces es difícil”, añadieron las mismas fuentes.

Ni la Fiscalía ni el Centro para la Cibercriminalidad han facilitado información sobre el modus operandi ni sobre el presunto origen del ataque.