BLOGS
31/12/2019 11:09 CET | Actualizado 31/12/2019 11:09 CET

¿Hay esperanza para los animales?

Lo importante no es que su cuerpo esté cubierto de piel, plumas o escamas, sino la capacidad de disfrutar de la vida y huir del dolor.

Igualdad Animal
Gallinas enjauladas en España.

Los finales de año, como todo fin de ciclo, nos empujan a reflexionar sobre lo acontecido y plantearnos los siguientes pasos. En mi caso, trabajando activamente para mitigar el sufrimiento animal, soy testigo de los cambios que van produciéndose, y en este texto paso a resumir mi balance de este 2019 y el posible devenir del próximo 2020.

Cerramos 2019 con algunos datos muy positivos que demuestran el avance del movimiento en favor de los animales en España y otros datos, que por el contrario, indican el gran reto que tenemos por delante. Juzguen ustedes mismos.

¿Qué consideración podemos hacer sobre la situación de los animales utilizados por la ganadería en España? 

Tras años de activismo documentando la situación que padecen los animales ocultos tras los muros de granjas industriales y mataderos, un segmento creciente de la ciudadanía en España ha comenzado a posicionarse al respecto, modificando sus hábitos de consumo.

Según el estudio de la consultora de innovación Lantern, titulado The Green Revolution 2019, el 9,9% de los españoles adultos son veggies. De ellos; el 0,5% siguen una dieta vegana, es decir, completamente vegetal. Ha crecido también el número de vegetarianos, quienes suponen el 1,5% de los españoles. Pero el mayor crecimiento lo han protagonizado los flexitarianos, aquellos que consumen carne y pescado sólo de forma ocasional. Este grupo representa el 7,9% de la población española y ha aumentado casi dos puntos porcentuales en los últimos dos años. Un periodo en el que las dietas basadas en vegetales han crecido un 27% siendo seguidas por 817.000 españoles.

Igualdad Animal
Cerdos hacinados. 

Mientras el consumo de carne en los hogares continúa cayendo -hoy compran un 6,4% menos que hace cuatro años- en los mataderos de nuestro país el pasado año fueron sacrificados 910 millones de animales, de los cuales 695 millones fueron pollos. Se puede decir que este animal, por su número y sistema de explotación intensiva es el más maltratado. La mayoría llega al matadero a los 42 días de vida, cuando aún ni siquiera han alcanzado la madurez sexual. Debido a su rápido y antinatural crecimiento, muchas veces sus patas se tronchan, incapaces de soportar el peso del cuerpo.

España cuenta además con el triste récord de ser el cuarto productor de cerdo mundial, aumentando en dos millones de animales sacrificados con respecto al año anterior, situándonos en lo 52,2 millones de cerdos matados en 2019.

Lo importante no es que su cuerpo esté cubierto de piel, plumas o escamas, sino la capacidad de disfrutar de la vida y huir del dolor.

Estas monstruosas industrias tienen un impacto directo en nuestro planeta: la ganadería consume entre el 20% y 33% de toda el agua potable del mundo, ha puesto en grave riesgo el 46% de los acuíferos en España contaminándolos con vertidos de excrementos líquidos. Es bien sabido además que la industria ganadera es responsable del 14,5% del total de emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. Resulta demoledor tener que exponer toda esta información precisamente en el año en el que se celebró la Cumbre del Clima en Madrid.

Pero también hay importantes datos positivos: tres millones menos de gallinas enjauladas en España en tan solo un año. Según las estadísticas publicadas por el Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación, el número de gallinas criadas en jaula ha disminuido considerablemente. Aunque ‘libre de jaula’ no  implica ‘libre de maltrato’, sin duda este paso adelante mejora la calidad de vida de los animales y reduce significativamente el sufrimiento de una importantísima cantidad de individuos. 

Igualdad Animal
Selección de pollitos.

La reducción del sufrimiento, objetivo al que dedico mi vida, se consigue a través del activismo efectivo de organizaciones como Igualdad Animal, que teje su estrategia con un trabajo constante para conseguir acuerdos de compromiso con los supermercados, cadenas hoteleras y de restauración para que dejen de comprar y vender huevos de gallinas criadas en jaulas. Actualmente, de los diez principales supermercados españoles tan solo la cadena DIA sigue comerciando con huevos producidos por animales enjaulados. El avance es tan significativo que la propia industria del huevo reconoce que el cambio a sistemas alternativos es imparable. 

2020 puede ser un gran año para los animales. La sensibilidad que muchas personas compartimos será la energía que impulse el paso adelante que necesitan los millones de animales maltratados por la perversa industria de la carne. Es hora de ampliar nuestro círculo de compasión para incluir al resto de animales.

Nuestros compañeros de planeta son una miríada de seres diferentes a nosotros en lo superficial, pero con la misma capacidad de sentir. Lo importante no es que su cuerpo esté cubierto de piel, plumas o escamas, sino la capacidad de disfrutar de la vida y huir del dolor. Somos idénticos en lo esencial: todos sentimos por igual. Tenemos una deuda con ellos y la solución está en en nuestros platos. 

 

Síguenos también en el Facebook de El HuffPost Blogs