Klamath: el superalimento escondido bajo las aguas que fortalece el sistema inmunológico

Klamath: el superalimento escondido bajo las aguas que fortalece el sistema inmunológico

Su nombre proviene del lago estadounidense donde se cosecha, previenen el envejecimiento y es ideal para mantener un organismo sano.

peeterv via Getty Images
El lago de Klamath.peeterv via Getty Images

El lago Klamath, además de estar integrado en un paisaje salvaje y protegido a 1.300 metros de altitud, esconden un superalimento con propiedades únicas para proteger y fortalecer el sistema inmunitario.

Las algas de estas aguas, que se cosechan entre los meses de junio y noviembre, están formadas en un 70% por proteínas y aminoácidos que previenen el envejecimiento prematuro y contribuyen a limpiar el cuerpo de metales tóxicos que, con el paso del tiempo, se van acumulando en el organismo

Estos vegetales acuáticos son un ingrediente muy valorado para la preparación de alimentos como en la elaboración de suplementos nutricionales y productos de cosmética natural. Algunas de las más utilizadas son la Espirulina, Chlorella, Kombu, Fucus o Nori.

Sobre el alga Klamath, el experto en medicina natural y licenciado en Farmacia, José Luis Vázquez, declaró a Welife que “entre el 60 y el 70% del alga está constituida por proteínas, estando presentes aminoácidos, entre ellos todos los esenciales, en la misma proporción que se encuentran en el cuerpo humano”.

Además, también aporta grandes cantidades de minerales y vitaminas esenciales que ayudan a favorecer la asimilación de nutrientes para transformarlos en energía.

Perder peso y prevenir el Alzheimer

Además, el alga Klamath es una estupenda aliada para todas aquellas personas que busquen perder algunos kilos. Contiene sustancias inhibidoras del apetito, mejora la circulación y previene la retención de líquidos.

Al mismo tiempo, según Vázquez, “numerosos estudios” confirman que su consumo tiene “efectos positivos” en el tratamiento de la depresión, el Alzheimer y otras patologías neurodegenerativas como el Párkinson y la esclerosis múltiple.

Puede tomarse deshidratada, en polvo o en comprimidos, aunque se recomienda consultar con un médico antes de incluirla en una dieta, sobre todo en caso de embarazo, lactancia y enfermedades autoinmunes. Debido a sus atributos detox puede tener algunos efectos secundarios en el estómago y el resto del aparato digestivo.