INTERNACIONAL
11/02/2021 16:26 CET | Actualizado 11/02/2021 17:44 CET

La OMS advierte a España del peligro de aliviar las medidas demasiado pronto

La responsable de emergencias del organismo reconoce la caída de casos pero avisa de que la tasa de transmisión sigue muy alta.

Marcos del Mazo via Getty Images
Un gentío, con mascarilla pero gentío, en la reapertura del Rastro en Madrid

Las prisas no son buenas y, si se habla de salud, menos. Ese es, en resumen, el mensaje que la OMS le ha dedicado a España por la rapidez con la que algunas comunidades autónomas están relajando sus medidas escudándose en la bajada de casos e incidencia de los últimos días. Un tirón de orejas que no es el primero.

“Reducciones relativas no significa que las tasas de transmisión sean bajas. En España vemos una caída relativa muy significativa, pero las tasas de transmisión se mantienen muy altas”, ha dicho en rueda de prensa Catherine Smallwood, responsable de Emergencias de la OMS.

El ejemplo de España no ha sido casual. En las últimas dos semanas la ‘curva’ ha bajado de forma notable en lo referido a la transmisión del virus. La incidencia acumulada a 14 días ha pasado de estar en 899 de media nacional a 584 sobre 100.000 habitantes. Y a nivel autonómico el balance de Sanidad pasa de recoger a siete por encima del millar a que ninguna llegue a los 900.

En España vemos una caída relativa muy significativa, pero las tasas de transmisión se mantienen muy altasCatherine Smallwood, responsable de Emergencias de la OMS
Photo gallery La playa de la Barceloneta, abarrotada de gente pese al coronavirus See Gallery

La situación no deja de ser muy grave. El Ministerio acordó un ‘semáforo’ del coronavirus en el que la barrera de los 250 casos de incidencia significaba “riesgo extremo”. En este momento España se sitúa a más del doble de ese riesgo extremo. Y la mortalidad sigue disparada. El martes se marcó otro tope desde abril y ayer se confirmaron 643 fallecidos en un solo día.

Sin embargo, varios territorios han aprovechado la mejoría para ‘levantar la mano’ con sus restricciones. Extremadura y Castilla-La Mancha han optado por reabrir la hostelería y centros comerciales, mientras que Madrid ya ha dejado clara su intención de retrasar el toque de queda y el cierre de bares y restaurantes. Galicia y Andalucía son otras de las que han planteado “relajar” sus decisiones en breve. Muy pronto, para la OMS, como ya quedó claro tras el verano. 

“Después de las vacaciones de verano se han visto los riesgos que supone relajar demasiado rápido las medidas restrictivas, ya que se produjo un resurgimiento de los casos en otoño porque hubo una cierta sensación de seguridad. Este virus se aprovecha de cualquier oportunidad que se le ofrezca y hará que la curva suba muy rápido y baje muy lentamente. Por tanto, es necesario levantar con mucho cuidado las medidas”, ha apostillado la responsables de Emergencias del máximo organismo sanitario mundial.

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE