BLOGS
22/11/2019 17:04 CET | Actualizado 22/11/2019 17:04 CET

Lo de coser casi es lo de menos: otras mentiras y burradas de Alicia Rubio (Vox)

La diputada de Vox en la Asamblea de Madrid ha dicho que la ley LGTBI es una "vergüenza social" y que el feminismo es una conspiración para reducir la población.

Marcos del Mazo via Getty Images

Alicia Rubio ha sido la protagonista de Vox de los últimos días. Pero su peligroso discurso viene de lejos. Estudiantes y jóvenes feministas llevan años denunciando el odio de Rubio a lo que ella llama “ideología de género”. Esta diputada de la Asamblea de Madrid se ha dado a conocer con sus últimas declaraciones públicas, en las que decía que el feminismo es “un cáncer” y que ella “pondría como asignatura obligatoria, en vez de feminismo, costura (...) empodera mucho coser un botón”, añadiendo que está preocupada por el “lesboterrorismo” y el “pornofeminismo”. 

No hizo falta mucho más para que las personas que vivimos en el mundo real nos llevásemos las manos a la cabeza. Se suponía que este discurso ya estaba superado y sólo se veía en algunos hilos de Forocoches y se escuchaba en manifestaciones de España 2000. Pero ha llegado a las instituciones. Y en la era en la que estas fake news se cuelan en el sistema, es importante saber distinguir cuál es la realidad. 

Muchos han conocido a Alicia V. Rubio ahora, pero el movimiento feminista y colectivos estudiantiles llevan años intentando que deje de difundir en universidades y conferencias un discurso misógino y sin fundamento, en el que asegura que el feminismo no existe, que hay completa igualdad entre hombres y mujeres (y si eso, los discriminados son los hombres) y que hay una conspiración de lobbies homosexuales para acabar con la población mundial, entre muchas otras cosas.

1. Una conspiración del feminismo y colectivos LGTBI para reducir población

Para Rubio, el feminismo y lo que ella llama lobbies LGTBI son una especie de conspiración para reducir la población mundial. “El feminismo dice que los niños pueden elegir ser chico o chica. Pero si eso también puedes elegir ser gallina, ser alto, ser bajo... Todo mentira”, asegura. Para ella, “los lobbies de feministas abortistas y de homosexuales” han venido “muy bien” a instituciones como la ONU para reducir población. “Esto está pagado desde muy arriba”, asevera. 

“Lo que empezó siendo un lugar de diálogo ha terminado siendo la imposición de una serie de neoderechos extrañísimos que sólo buscan la reducción poblacional”. Por eso cree que cada vez hay más feministas en esta institución: “Se las encontraron hablando del tema del aborto, que les viene genial para reducir población y a los homosexuales, que en su mayoría no se reproducen. Así que era la forma ideal de reducir población”. 

Minuto 16:30:

 

Realidad 1: Es cierto que cada vez hay más mujeres feministas y personas del colectivo LGTBI en instituciones como la ONU. Justo para defender intereses de estos grupos que antes no estaban representados. Para tratar de que no se persiga a las personas en sus países de origen por su orientación sexual o para que se deje de discriminar a las mujeres por el mere hecho de ser... mujer. 

2. La conspiración de las mujeres lesbianas que están en todas partes y odian al hombre 

Por supuesto, y en la línea de su partido, Rubio opina que “el feminismo no cree en la igualdad, sino que pretende el enfrentamiento de la mujer contra el hombre”. “Existen mujeres lesbianas que eligieron el lesbianismo como una lucha contra el heteropatriarcado y, naturalmente, odian al hombre”, señala la diputada en otra entrevista. 

Minuto 5: 

 

Realidad 2: Ni el feminismo ni ningún tipo de orientación sexual existente impone el odio a los hombres. 

 3. “La Ley LGTBI es una vergüenza social”

Una de las grandes luchas de Rubio es contra la ley LGTBI, a la que considera “una vergüenza social”. La diputada del partido ultraderechista lamenta que “no haya dinero para la educación concertada y sí para otras cosas como el Orgullo Gay”. Para ella, esta ley, que protege a las personas de este colectivo, “vulnera los derechos fundamentales, ideologiza las aulas y es una auténtica vergüenza social”. 

 

Realidad 3: Exposición de motivos de Ley contra la discriminación por orientación sexual, identidad o expresión de género y características sexuales, y de igualdad social del colectivo LGTBI.

“El objetivo de la presente Ley es desarrollar y garantizar los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero, bisexuales e intersexuales (LGTBI) erradicando las situaciones de discriminación, para asegurar que en el estado español se pueda vivir la diversidad afectiva, sexual y familiar con plena libertad. La Ley recoge una demanda histórica del rico tejido asociativo LGTBI que durante décadas ha liderado e impulsado la reivindicación de los derechos de lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales. En estos años, ha logrado un progresivo reconocimiento social y político, pero aún dista de su plena normalización.”

4. Quizá los niños homosexuales y trans no existen

No sólo dice que la ley es una vergüenza, sino que señala como víctimas de esta vergüenza a los niños, entre los que duda si existn homosexuales o trans: “Si se quiere defender a los niños, no hay que defender a los niños homosexuales, si es que existe tal cosa, o a los niños trans, hay que defenderlos a todos”. 

 

Realidad 4: 

 

5. Las mujeres que abortan a varones por odio

Ella, que lleva mucho tiempo “recogiendo información en internet”, afirma que “ya no se trata de un odio teórico, sino que ya es un odio práctico”. Afirma que “hay mujeres que abortan a sus fetos varones y creen que todos los hombres hay agresores”. 

Minuto 13: 

 

Realidad 5: Volver a realidad 2. 

6. El movimiento feminista “es una secta que coge a las crías y las lava el cerebro”

“Hay movimientos feministas que son como sectas. Cogen a las crías, las lavan el cerebro y las hacen activistas de la nada”, señala. ”El feminismo busca victimismo para conseguir fondos (...) es una manera de conseguir fondos públicos de forma exagerada”, asegura. 

Minuto 5:00:

 

Realidad: Definición de la RAE de feminismo

 

7. Un clásico: el hombre es el gran discriminado

Para Rubio, si hay una víctima en todo esto, son los hombres. “Hay un día de la mujer y no hay un día oficial del hombre porque la ONU no lo ha dado por bueno” . Eso, para ella “también es discriminación”. 

Otro tipo de discriminación al hombre se ha producido, según Rubio, durante los últimos 8 de marzo, en los que se ha pedido a las mujeres ir a la huelga de cuidados, estudiantil, de consumo y laboral. “En los centros públicos se hacían convocatorias para que las niñas saliesen a hacer paros a las 12, sin ser eso una huelga seria. Además, tenían que impedir a sus compañeros varones que se uniesen a sus reivindicaciones y había profesores a los que les parecía bien”.

Min 26: 

 

Realidad 7: No se celebra un día del hombre porque ya tienen una serie de privilegios los 364 días restantes del año que son reforzados por el sistema.  Para la segunda cuestión, volver a la Realidad 2 por si acaso. 

8. El feminismo insta al Estado a meterse en la vida privada

 Rubio critica también las campañas en las que se dice a las mujeres que, por ejemplo, no dejen que los hombres elijan su ropa. “Si las mujeres se preocupasen por la ropa de sus maridos y se la comprasen, sería un signo de autoridad”, explica. 

“Quieren meterse en la organización de una pareja, en quién lava los platos, en si se tiene que ayudar o no...”, critica. Además, “a los niñosse les dan charlas en las que se les cuenta que todo es violencia y a las mujeres se las dice que todos los hombres son maltratadores y el que no lo es es que no ha ejercido”. 

Esto, según ella, hace que los chicos, “lleguen a la conclusión de que relaciones estables, ninguna, que no se fían de ninguna mujer porque tienen el poder de acusarles y han decidido utilizarlas”.

Minuto 41-47

 

Realidad 8: El feminismo reclama al Estado que se haga cargo de la concienciación y la Educación para que se creen sociedades igualitarias y se acabe con la discriminación.