INTERNACIONAL
05/12/2019 15:29 CET | Actualizado 05/12/2019 16:50 CET

Nancy Pelosi pide seguir adelante con la redacción de los artículos del 'impeachment' a Trump

"Nuestra democracia está en juego", ha reconocido la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

‘Impeachment’ a la vista. La presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU, Nancy Pelosi, ha pedido al responsable del Comité Judicial seguir adelante con la redacción de los artículos que compondrán formalmente el juicio político a Donald Trump por el conocido como ‘Ucraniagate’. 

Pelosi, de signo demócrata, ha tomado esta medida un día después del comienzo de la segunda fase del proceso contra el mandatario republicano. Este miércoles el Comité Judicial comenzó a debatir la posibilidad de formalizar el ‘impeachment’ con el testimonio de cuatro expertos juristas.

“Nuestra democracia está en juego. El presidente es una amenaza continua para nuestra democracia y no nos deja otra opción que actuar. Les pido a nuestros presidentes que sigan adelante con los artículos del juicio político”, ha señalado la presidenta en una intervención desde el Congreso. En ella ha vuelto a acusar a Trump de “abusar de su poder para su propio beneficio político personal a expensas de la seguridad nacional”.

Esa misma tesis es la defendida por el Comité de Inteligencia en su informe, de casi 300 páginas, que ha servido de base para el comienzo de esta nueva fase, ya en el Comité Judicial.

Los tres profesores universitarios llamados por los demócratas en la primera sesión ‘judicial’ coincidieron en subrayar que el Congreso debe celebrar un juicio político contra Trump, de que consideraron que abusó de su poder al pedir a Ucrania que investigase al ex vicepresidente Joe Biden y a su hijo por posible corrupción en ese país.

En concreto, llegaron a afirmar que Trump había cometido “varias ofensas” que merecen su destitución: soborno, abuso de poder y obstrucción al Congreso, como reconoció Michael Gerhardt, de la Universidad de Carolina del Norte.

La opinión mayoritaria encontró réplica en el testimonio del cuarto jurista consultado por el Comité y el único convocado por los republicanos, el profesor Jonathan Turley (Univ. George Washington), para quien iniciar el ‘impeachment’ en estas circunstancias sentaría un “precedente peligroso”. A esta idea se sumaron los restantes congresistas pro-Trump en una sesión bronca que acabó con cruce de acusaciones.

¿Y ahora qué?

Una vez se redacten los cargos, y previa aprobación del Comité, se someterá a votación en el pleno de la Cámara de Representantes, donde se espera que salga adelante sin problemas dada la confortable mayoría de los demócratas en la cámara de 235 frente a 199. Esta votación aún no tiene fecha, pero las previsiones la sitúan antes del final de año.

Sin embargo, la superación del trámite doble en el conocido como Congreso no garantiza el éxito del ‘impeachment’. La superioridad numérica republicana en el Senado (53 republicanos por 45 demócratas más dos independientes que podrían sumar al bando opositor), donde además se necesitan dos terceras partes de los votos para condenar al procesado, amenaza con paralizarlo.

La primera reacción de Trump: ”¡Ganaremos!

En caliente y a través de Twitter –nada nuevo–, el presidente de Estados Unidos ha querido dejar un mensaje a los “radicales de izquierda” que le “acusan por NADA”:

“Los demócratas radicales de izquierda que no hacen nada anunciaron que van a tratar de acusarme por NADA. Ya se dieron por vencidos con las ridículas “cosas” de Mueller, así que ahora se apoyan en dos llamadas telefónicas totalmente apropiadas (perfectas) con el Presidente de Ucrania. Esto significará que el acto de destitución más allá de lo importante y raramente utilizado se utilizará habitualmente para atacar a los futuros presidentes. Eso no es lo que nuestros Fundadores tenían en mente. Lo bueno es que los republicanos NUNCA han estado más unidos. ¡Ganaremos!

 

El cuarto ‘impeachment’ y las elecciones de 2020

Triunfe o no, este será el cuarto proceso de destitución iniciado en la historia de Estados Unidos. Si se cumple lo previsible ocurrirá como en el pasado; ninguno salió adelante y de los tres iniciados solo dos llegaron a ser votados. En concreto, los referidos a los demócratas Andrew Johnson (en 1868) y Bill Clinton (en 1998) En ambos casos el Senado rechazó la destitución. También se aprobó presentar un impeachment contra Richard Nixon, pero lo interrumpió al dimitir de su cargo por el caso Watergate en 1974.

En cualquier caso, un fracaso en el proceso de destitución puede no resultar tal fracaso para la causa demócrata. 2020 es año electoral y el ‘impeachment’ podría jugar un papel importante en el descrédito popular del presidente y aspirante a repetir mandato en la Casa Blanca.