Putin ofrece acabar con la crisis alimentaria si se levantan las sanciones y EEUU lo descarta

En una llamada con el italiano Draghi, dice que está listo para hacer una "contribución significativa", pero Washington le acusa de crear hambre deliberadamente.
Vladimir Putin y Dmitry Medvedev, comiendo tras um paseo por el lago Ilmen en la región de Novgorod, en 2016.
Vladimir Putin y Dmitry Medvedev, comiendo tras um paseo por el lago Ilmen en la región de Novgorod, en 2016.
Sputnik Photo Agency via REUTERS

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, mantuvo este jueves una conversación telefónica con el primer ministro de Italia, Mario Draghi, en la que le ofreció a hacer una “contribución significativa para superar la crisis alimentaria” generada por la falta de grano procedente de Ucrania, pero con una condición: lo hará una vez que las potencias de Occidente levanten sus sanciones “políticamente motivadas”. Quid pro quo.

Draghi consultó a Putin si hay posibilidades de desbloquear los depósitos de cereal almacenados en los puertos del mar Negro para evitar que el impacto alimentario de la guerra afecte a los países más pobres, como ya está alertando Naciones Unidas. Y el ruso le dijo que “la crisis alimentaria es culpa de las sanciones y que si éstas se levantaran Rusia podría exportar grano”, indicó el primer ministro italiano en una breve rueda de prensa.

El mandatario ruso también ofreció continuar suministrando gas al mismo precio que hasta la fecha, pese a la “falta de fundamento” de las acusaciones vertidas contra Moscú, a quien han responsabilizado desde Bruselas de los problemas de suministro. Putin cree este fenómeno es debido a “las interrupciones de las cadenas productivas y logísticas, así como en la política financiera de los países occidentales durante la pandemia del coronavirus”.

La Casa Blanca ha descartado que haya conversaciones con Moscú sobre el levantamiento de las sanciones, diga Putin lo que diga. Su portavoz, Karine Jean-Pierre, ha precisado en rueda de prensa que “Rusia bloquea activamente la exportación de alimentos desde los puertos ucranianos y está aumentando el hambre en el mundo”. “Esto está en ellos”, ha agregado.

Así, ha pedido a Moscú el cese inmediato de la violencia contra Ucrania, que “está devastando la seguridad alimentaria mundial” e impide “el libre flujo de alimentos ucranianos”. “Hay toneladas de productos en silos en Ucrania y en barcos que no pueden zarpar debido al bloqueo naval de Rusia”, ha indicado.

“Las sanciones de Estados Unidos y sus aliados y sus socios no impiden la exportación de productos agrícolas ucranianos o rusos, incluidos alimentos y fertilizantes, ni tampoco las transacciones ordinarias que son necesarias para estas exportaciones, como la banca o el transporte marítimo”, ha remarcado.

Por ahora, pues, no hay avances, por más que la invasión de Ucrania esté amenazando la seguridad alimentaria en todo el mundo por el papel de ambos países como gigantes exportadores de cereal y fertilizantes, advirtió recientemente la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

SuperPutin