Suecia denuncia que cuatro cazas rusos han violado su espacio aéreo, una semana después de las amenazas de Putin

"A la luz de la situación actual, nos tomamos el incidente muy en serio", apunta el jefe de la fuerza aérea sueca.
|
Imagen de dos aviones rusos Sukhoi Su-27, como los que han sido captados por Suecia
Imagen de dos aviones rusos Sukhoi Su-27, como los que han sido captados por Suecia
Russian Defence Ministry via Getty Images

Las Fuerzas Armadas de Suecia han denunciado este miércoles que cuatro cazas rusos han violado su espacio aéreo. Este movimiento, que ha sido captado y documentado, confirma su web, llega cinco días después de que Putin amenazara al país escandinavo (y a Finlandia) con “consecuencias negativas” si daban el paso de entrar en la OTAN.

En un breve comunicado emitido a última hora de la tarde, el Ejército sueco reconoce que las cuatro aeronaves fueron avistadas al este de la isla de Gotland, que se encuentra, a su vez, al este de la península.

Según el jefe de la Fuerza Aérea, Carl-Johan Edström, “a la luz de la situación actual, nos tomamos el incidente muy en serio. Es una acción poco profesional e irresponsable por parte de Rusia”. No obstante, el mismo responsable ha asegurado que tienen “el control total de la situación”.

Los cuatro cazas son dos Sukhoi SU-27 y otros dos Sukhoi SU-24, aeronaves diseñadas en la Unión Soviética en las décadas de los 60 y los 70.

Isla de Gotland donde se ha producido la incidencia aérea

“Es una acción poco profesional e irresponsable por parte de Rusia”

- Carl-Johan Edström, jefe de la Fuerza Aérea de Suecia

La advertencia de Putin, lanzada en boca de su portavoz de Defensa, Maria Zakharova, llegó en el segundo día de guerra en Ucrania, mientras se planteaba el debate de una posible inclusión futura de Suecia y Ucrania a la Alianza Atlántica.

“No deberían basar su seguridad en dañar la seguridad de otros países, su acceso a la OTAN podría tener consecuencias negativas y enfrentarse a consecuencias militares y políticas”, apuntó la responsable del Kremlin en una comparecencia criticada por el resto de actores internacionales.