La odisea de Kalush Orchestra: en una Ucrania en guerra y favoritos para Eurovisión

El conjunto se vio atrapado en el país por el estallido de la guerra, pero todo apunta a que podrán estar en Turín.
Kalush Orchestra durante su actuación en Leópolis (Ucrania).
YouTube/Eurovision Ukraine
Kalush Orchestra durante su actuación en Leópolis (Ucrania).

Queda poco más de un mes para la final de Eurovisión y mientras las bombas caen en Ucrania, las casas de apuestas sitúan al país como el favorito para ganar el certamen. Una victoria que supondría un sabor agridulce para un país destrozado desde la invasión rusa y que no gana el festival desde 2016, con Jamala.

Antes de que estallara el conflicto, la candidatura de Ucrania para Eurovisión ya estuvo rodeada de polémica. La televisión pública eligió en un primer momento a la cantante Alina Pash, que poco después se retiró tras ser investigada por haber estado en Crimea —zona prorrusa—.

“Soy ciudadana de Ucrania, sigo las leyes de Ucrania, trato de llevar las tradiciones y los valores de Ucrania al mundo. Lo que resultó ser esta historia no es en absoluto lo que puse en mi canción”, dijo en el mensaje en el que anunciaba su retirada por ser un “artista, no un político”.

La retirada de Pash se vio motivada también por los miembros de Kalush Orchestra, los actuales representantes del país en Eurovisión, quienes acusaron a los organizadores del Vidbir 2022 de tongo, ya que se impuso con la máxima puntuación del jurado y siete puntos del público, mientras que el conjunto obtuvo seis puntos del jurado y la máxima puntuación del público.

Tras la polémica, los miembros de Kalush Orchestra se vieron inmersos en la guerra de su país y, al ser todos hombres jóvenes en edad militar, no pudieron abandonar el país. Desde entonces, todos ellos están formando parte activamente del conflicto, lo que ha puesto más aún el foco en su participación en el certamen europeo.

Por ejemplo, Oleh Psiuk, cantante del conjunto, ha decidido dirigir un grupo de voluntarios de 20 personas para ayudar a sus compatriotas, mientras que otro miembro del grupo se ha unido a una de las unidades de defensa territorial ucranianas.

Según contó Psiuk en una entrevista con Reuters, el cantante es consciente de las expectativas que hay ante Eurovisión, pero la guerra no le permite centrarse en eso. “No puedo disfrutarlo mientras estoy preocupado por mis seres queridos. La guerra nos separó a mí y a mi novia. Ella está a 300 kilómetros de mí. No podemos reunirnos porque es muy peligroso”, dijo. “Ella se sienta en un búnker mientras yo estoy aquí y las sirenas antiaéreas están constantemente encendidas”, añadió.

Desde entonces, el grupo ensaya por separado su tema Stefania, dedicado a cómo su madre se va haciendo mayor y a la nostalgia de cuando le cantaba canciones de cuna. De hecho, el tema se ha convertido en todo un himno del conflicto, ha formado parte de campañas de solidaridad y es entonado por los propios soldados ucranianos.

Música desde la guerra y con la incógnita de Turín

El pasado fin de semana, el grupo formado por Oleh Psiuk, Ihor Didenchuk, MC Kilimmen, Tymofii Muzychuk y Vitalii Duzhyk se reencontraron en Leópolis, al oeste del país. Allí hicieron un concierto promocional en la ciudad para recaudar fondos y ayudar a los afectados por la guerra.

En esa misma actuación, el grupo confirmó lo que hasta el momento se desconocía: que el Gobierno ucraniano les había dado permiso para viajar a Turín (Italia) a la primera semifinal el próximo 10 de mayo y a la final de Eurovisión.

“Teníamos la incógnita de nuestra participación en Eurovisión debido a la situación de nuestro país. Pero ahora podemos decir con toda seguridad que, tras haber preparado los documentos, estaremos en Turín para actuar en directo. Muy pronto iremos para apoyar a Ucrania en Eurovisión”, señalaron.

Del mismo modo, desde la cadena italiana RAI comunicaron que aunque la UER había descalificado a Rusia por la invasión de Ucrania, estos iban a participar en el festival. “La delegación ucraniana ya ha entregado el material necesario, respetando los plazos, lo cual es absolutamente admirable dada la situación”, destacaron desde la cadena italiana.

Además, el conjunto ucraniano ha grabado otra actuación en vídeo que se utilizará en el caso de que no puedan actuar como, por ejemplo, le ocurrió en 2021 a Islandia por casos de covid-19.

Este martes, los miembros de Kalush Orchestra han podido salir del país para iniciar su gira promocional en Israel, donde actuarán en el Israel Calling. Allí también han grabado lo que se conoce como postal, es decir, lo que se emite junto a la presentación antes de la actuación del país.

Además, aprovecharon la visita al país para reunirse con un grupo de refugiados ucranianos en Israel y cantar su Stefania con ellos. Como novedad, han sumado al cantante Saasha Tab en sustitución de uno de los coristas del grupo, que finalmente no actuará en Eurovisión.

En este mes, los componente de Kalush Orchestra deben prepararse para cualquier escenario y para compaginar una guerra con la representación de su país en el certamen. Y si llegaran a ganar, estaría por ver si su país estaría en condiciones de acoger la final de Eurovisión de 2023.

Las autoridades ucranianas blindan sus principales obras de arte en las calles

Así permanecen en pie los monumentos de Ucrania bajo las bombas