Tanques Leopard: una jungla de modelos repartidos por el continente europeo

Tanques Leopard: una jungla de modelos repartidos por el continente europeo

Aunque Alemania desbloquee el envío a Ucrania de estos modernos carros de combate, quedan algunas incógnitas en el aire que pueden suponer un auténtico quebradero de cabeza. ¿Cuáles son sus diferencias?, ¿cómo se conjugarán las múltiples versiones de este armamento sobre el campo de batalla o en el entrenamiento de tropas ucranianas?

Operarios revisan un tanque alemán Leopard enviado a Eslovaquia en el marco de un acuerdo de compensación, ya que Bratislava suministró antiguos carros de combate a Ucrania.
Operarios revisan un tanque alemán Leopard enviado a Eslovaquia en el marco de un acuerdo de compensación, ya que Bratislava suministró antiguos carros de combate a Ucrania.REUTERS / Radovan Stoklasa

Los tanques de fabricación alemana Leopard pisarán suelo ucraniano y, con su llegada, se prevé un cambio significativo en el desarrollo de la contienda. El carro de combate europeo por excelencia, uno de los mejores del mundo con permiso del Abrams M1 estadounidense y los nuevos modelos rusos, está llamado a darle a las tropas ucranianas un salto cualitativo en un conflicto que ha entrado en una nueva fase marcada por las distintas contraofensivas en los frentes de un ingente territorio.

Tras la confirmación oficial del Gobierno germano de que suministrará 14 tanques Leopard modelo 2A6, -cifra que constituye una brigada en la mayoría de países europeos-, y que autorizará el envío en calidad de fabricante a terceros países que quieran suministrarlos, se ha desbloqueado así el gran objetivo de la coalición internacional liderada por Polonia.

No obstante, la clave de lo que aguarda ahora en este nuevo episodio de ayuda militar al país invadido por Rusia está en el propio término 'coalición internacional'. Son muchos los países europeos que cuentan con distintas versiones de los Leopard 2 y son muchos los que han mostrado su disposición a entregarlos a Kiev. En líneas generales, existen una decena de modelos distintos a los que hay que sumarles sus distintas variantes y modificaciones. 

Ante esta cuestión, se abren distintas incógnitas, como si será necesario realizar cambios que se adapten a las necesidades del escenario bélico ucraniano o cómo se integrarán y conjugarán en su Ejército las distintas versiones. Esta es la suerte de jungla de modelos que se reparten por el continente europeo, con sus principales características y diferencias. Lo que puede suponer un auténtico quebradero de cabeza.

Radiografía de las existencias europeas

Si se analizan cuántos y qué modelos de tanques Leopard 2 se encuentran en manos de países europeos, el retrato resultando es extremadamente heterogéneo. Según datos del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) recopilados por El País, un total de 15 Estados del Viejo Continente cuentan con estos carros de combate. Sin embargo, ni por asomo tienen niveles de existencias similares, ni cuentan con las versiones más actuales.

Grosso modo, son cuatro los tipos de Leopard 2 que predominan en los Ejércitos europeos y que responden a los diferentes procesos de avances y mejoras tecnológicas de esta máquina de guerra. Se trata de las versiones 2-A4, 2-A5, 2-A6 y 2-A7.

En este sentido, el país fabricante, Alemania, es el que cuenta con mayor número de tanques Leopard 2 con un total de 521. De estos, 200 son de la clase 2-A4, 223 de la 2-A6 -el modelo que enviarán a Ucrania- y 98 de la versión más moderna, la 2-A7. De hecho, solo el Ejército de Dinamarca posee este último tipo, a mayores del país fabricante, con 29 vehículos.

España dispone de 327 tanques Leopard 2: 108 2-A4 y 219 2-A6

Grecia es el segundo Estado europeo que cuenta con más de estos carros de combate germanos, con 353 (170 de los 2-A6 y 183 de los 2-A4). Le sigue nuestro país, que también se ha abierto este miércoles a suministrar tanques en coordinación con la coalición internacional, con 327. El Ejército español dispone de 108 tanques de los 2-A4 y 219 de los 2-A6.

Turquía, país no integrado en la Unión Europea y con grandes vínculos con Alemania, también dispone de 316 Leopard 2-A4, pero ha venido manteniendo una postura de mediación en el transcurso de la guerra. Polonia, que ha protagonizado las presiones internacionales para que Alemania diese el paso y accediese y autorizase el suministro, cuenta con 247 tanques (105 de los 2-A6 y 142 de los antiguos 2-A4).

En el caso de Finlandia, que también quiere mandar tanques a Ucrania entre otro tipo de armamento pesado, poseen 200 unidades (un centenar de los 2-A4 y otro de los 2-A6). Por su parte, Suiza -Estado caracterizado por su neutralidad en los conflictos bélicos a lo largo de la historia- dispone de 134 Leopard 2-A4.

También Suecia dispone de 120 unidades 2-A5, seguida por Austria, con 56 unidades 2-A4. Cierran este listado Portugal, con 37 2-A6; Noruega, con 36 2-A4; Hungría, también con una docena de los 2-A4; y República Checa y Eslovaquia, con una sola unidad de Leopard 2, respectivamente. 

Tampoco puede pasarse por alto el escenario holandés, puesto que Países Bajos tiene en régimen de alquiler hasta 18 Leopard 2. Su primer ministro, Mark Rutte, aseguró el martes que puede ponerlos a disposición de las tropas ucranianas. “Los alquilamos, lo que significa que podemos comprarlos, lo que significa que podemos donarlos”, indicó en una entrevista con medios internacionales.

Las principales diferencias entre los modelos de los Leopard 2

Lo primero que se debe tener en consideración antes de cualquier análisis sobre las diferencias de los distintos modelos de los Leopard 2 y sus variantes es el siguiente reto que llega tras confirmarse el suministro a Ucrania. No se trata solo de hacer llegar la maquinaria de guerra al país invadido, las tropas ucranianas necesitan recibir formación previamente y es una tarea que competerá a los Ejércitos que donen estos carros de combate.

Precisamente, ese entrenamiento es más vital aún si cabe ante las múltiples versiones existentes. Hay que tener en cuenta que incluso en un mismo modelo se puede aplicar una subvariante que modifique el abanico de armas secundarias, el tipo de proyectiles que carga o incluso el sistema tecnológico de guiado. En términos bélicos, eso puede marcar la diferencia entre la victoria o la derrota, por ejemplo a la hora de usar una determinada munición que penetre el afamado blindaje de los tanques rusos. 

Con todo, si hablamos de Leopard 2, podemos dar por sentadas unas garantías mínimas en el campo de batalla. La primera se encuentra en cañón de 120 mílimetros con capacidad para disparar contra objetivos a unos 5 kilómetros. Tiene capacidad para cuatro tripulantes y dispone de un dispositivo de visualización térmico, lo que facilita su uso bajo el abrigo de la noche. También tiene capacidad para sortear aguas de hasta cuatro metros de profundidad, una cuestión vital, por ejemplo, en frentes como el de Jersón donde el control de la desembocadura del río Dnipro es prioritaria.

Un Leopard 2A4 del Ejército de Chile, en una imagen de archivo de una exposición alemana.
Un Leopard 2A4 del Ejército de Chile, en una imagen de archivo de una exposición alemana.Guenter Vahlkampf/Getty Images

2-A4, el comienzo de una leyenda 

Aunque actualmente suponen el modelo en activo más antiguo, los Leopard 2-A4 marcaron el momento en el que la industria armamentística europea pudo al fin medirse a los renovados modelos soviéticos rusos, en un proceso que comenzó en la década de los 80. Es el modelo más extendido desde el 2000 y destacó por una serie de mejoras clave: introdujo un nuevo sistema de supresión de fuego y explosiones, un control de disparo digitalizado que permitía el cambio de los nuevos tipos de munición y una torre con blindaje mejorado a partir de la combinación del titanio y el tungsteno (derivado del wolframio).

Para hacerse una idea del éxito que tuvo este modelo del tanque hay que mirar los países que lo incorporaron a sus ejércitos, como fue el caso de Canadá, Chile, Turquía, Suiza, Singapur o Finlandia. Para cada uno de estos países se practicaron distintas modificaciones. No obstante, hubo un paquete de actualización en 2010 que marcó la diferencia, el denominado Revolution

Esa saga de los Leopard 2-A4 fue diseñada para conflictos de alta intensidad mediante la implementación de un blindaje modular mejorado (AMAP) y la mejora con el cañón Reinhmetall L44 Cuenta con una ametralladora coaxial de 7.62 mm y una ametralladora de 12.7 mm montada en una estación a control remoto, además de un lanzador de granadas de humo ROSY. También introdujo un periscopio de 360º que le dio un campo de visión mejorada a los comandantes de estos tanques. 

Un tanque Leopard 2-A5 alemán.
Un tanque Leopard 2-A5 alemán.Alexander Koerner via Getty Images

2-A5, la revolución de la mano de los avances tecnológicos

El siguiente gran modelo de los Leopard, el 2-A5, dio un salto de gigante a la hora de equipararse a los estándares tecnológicos de los tanques estadounidenses y rusos. En primer lugar, se apostó por un nuevo planteamiento del blindaje fabricando los módulos en forma de punta de flecha e instalando un revestimiento antiexplosiones en el interior de la torreta. También se introdujo un refuerzo en el módulo de los faldones laterales, se dotó al conductor de una nueva escotilla deslizante y de una cámara de televisión en la parte trasera,  favoreciendo la comodidad de su uso. 

No obstante, donde verdaderamente destacaron las innovaciones técnicas fue en cuestiones como la introducción de una segunda cámara térmica independiente en el visor del comandante, lo que permite la fijación de nuevos objetivos sin tener que usar la cámara del tirador. Completan el listado de modificaciones la implementación de un sistema híbrido de navegación que conjuga el GPS con giróscopos además de un sistema de medición telemétrico láser.

El 2-A5 tuvo mucho éxito entre los países europeos, incluso llegando a fabricar el Stridsvagn 122 expresamente para Suecia. Prueba de la versatilidad de este 2-A5, es que puede combinar la tecnología alemana con sus sistemas defensas de origen ruso. 

Dos tanques Leopard 2A6, durante un maniobra en Munster (Alemania).
Dos tanques Leopard 2A6, durante un maniobra en Munster (Alemania).Philipp Schulze/Picture Alliance via Getty Images

2-A6, el elegido por Alemania para ir a Ucrania

El modelo Leopard 2-A6 es sinónimo de aún mayor protección y el elegido por Berlín para integrar un primer envío de 14 unidades, aunque el objetivo es llegar a dos batallones. Respecto a su capacidad de fuego, introdujo la versión del cañón Rheinmetall 120 mm L/55 con ánima lisa, entre otra serie de cambios menores. En este apartado, sí juegan un especial papel dos de sus subvariantes, la 2-A6M y la 2-E. 

La primera, de la que disponen países como Grecia, añadió una protección de minas mejorada bajo el chasis y otras mejoras internas en el blindaje. Probaron su valía en la guerra de Afganistán, conflicto en el que eran habituales las tácticas de explosivos ocultos para destruir el moderno armamento occidental, por parte de la insurgencia. 

En cuanto a los Leopard 2-E, se trata del resultado de una alianza germano-española para producir una versión mejorada de la 2-A6, en lo tocante a sus defensas. De esa colaboración entre el Ministerio de Defensa alemán y el español surgió una subvariante que recupera la antes mencionada protección de la torreta en forma de punta de flecha de la 2-A5. Cuenta con el mismo cañón Rheinmetall, pero con la posibilidad de montar a su hermano mayor, el de 140 mm. 

Además, tanto el comandante como el artillero cuentan con visores térmicos de segunda generación idénticos. A nivel de motor, dispone de una unidad de potencia auxiliar y sus orugas -las 'ruedas'- cuentan con nuevos tacos de goma destinados a lidiar con algunas zonas abruptas de terreno del territorio español. Precisamente, una virtud si se piensa en la resistencia que deberá tener este tanque de ser enviado a Ucrania -no se ha concretado aún qué enviará España finalmente-. A mayores, cuenta con sistema de climatización en su interior.

Una tanque Leopard 2A7 del Ejército alemán, durante unas maniobras militares.
Una tanque Leopard 2A7 del Ejército alemán, durante unas maniobras militares.Alexander Koerner/Getty Images

2-A7, la última generación

Aunque buena parte de los avances que se han integrado en el Leopard 2-A7 se han implementado también en actualizaciones del 2-A6, esta es sin lugar a dudas la gran versión que ha colocado a este carro de combate a la altura de sus homólogos estadounidenses y rusos. En su origen no está ideado para combate en terreno urbano, un escenario que se repite en múltiples frentes de Ucrania como el del Donbás, pero su versión 2-A7+ sí. 

Este tanque -fruto de otra colaboración, pero en este caso canadiense- trajo consigo novedades como el sistema de camuflaje Barracuda de Saab con reducción de calor, un sistema de prueba de gestión de combate e información (IFIS), así como la apuesta por la optimización de toda la electrónica mediante ultracondensadores en el chasis y en la torre o el sistema de intercomunicación digital SOTAS IP. 

Además, es mucho más seguro gracias a la actualización del sistema de extinción de incendios en el espacio que alberga a la tripulación o la mejora del módulo de imágenes térmicas Attica, nuevamente, en el visor del comandante. A eso hay que sumarle que se pueden colocar módulos de blindaje adicionales en los laterales. 

Con todo, tiene una mejora armamentística que marca la diferencia y es que puede utilizar munición del tipo HE (High explosive, por sus siglas en inglés, o explosivo de alta potencia). Este tipo de munición responde a un proyectil de artillería cargado con explosivos que se emplea generalmente contra objetivos no blindados, es decir, tropas de infantería. Al igual que una granada, son especialmente eficaces a la hora de atacar posiciones de tropas atrincheradas, por ejemplo, en un edificio. 

Y podría decirse que la joya de la corona de Alemania la ostenta la subvariante 2-A7V. A su protección de 360° contra misiles antitanque, minas antitanque, granadas propulsadas por cohete, rifles sin retroceso y hasta artefactos explosivos improvisados hay que sumarle novedades en su cañón. Este monta un Rheinmetall L55 capaz de destruir objetivos a 5 kilómetros de distancia, independientemente que sea de día o de noche. Además, puede alcanzar una velocidad máxima de 70 kilómetros hora -frente a modelos antiguos que no superan los 50-, pudiendo realizar trayectos de 450 kilómetros sin parar a repostar.