BLOGS
20/12/2015 08:57 CET | Actualizado 20/12/2016 11:12 CET

Todos somos musulmanes

michael mooreCuando nos conocimos en 1998 mientras esperábamos para participar en un programa, una de las productoras me advirtió que usted estaba "nervioso" por estar en el plató conmigo, que no quería que "le humillara" ni que me metiera con usted. ¿Meterme con usted? En ese momento pensé: ¿Cuántos años tenemos?

Michael Moore

Estimado Donald Trump:

Puede que recuerde (lo recordará porque, al fin y al cabo, ¡tiene usted una "memoria perfecta"!) que nos conocimos en noviembre de 1998 mientras esperábamos para participar en un programa de televisión. Pero, antes de empezar a grabar, una de las productoras del programa me dijo que usted estaba "nervioso" por estar en el plató conmigo. La productora me dijo que usted no quería que "le humillara" y que quería asegurarse de que yo no iría "a por usted".

"¿Es que se piensa que voy a enfrentarme a él y a acorralarlo?", pregunté, desconcertado.

"No", me contestó la productora. "Simplemente parece que le pones un poco nervioso".

"Yo no le conozco. No tiene ningún motivo para estar asustado", dije yo. "No sé mucho sobre él, aparte de que le gusta ponerle su nombre a las cosas. Hablaré con él, si quieres".

Y, como usted recordará, eso fue lo que hice. Me dirigí a usted y me presenté. "La productora dice que le preocupa que le diga o le haga algo durante el programa. Sin ánimo de ofender, prácticamente no sé quién es usted. Yo soy de Michigan. Por favor, no se preocupe, nos vamos a llevar bien".

Esto pareció aliviarle. Entonces, usted se inclinó hacia mí y me dijo: "Es que no quería problemas ahí fuera y simplemente quería asegurarme de que, ya sabe, de que nos llevábamos bien. De que usted no iba a meterse conmigo por cuestiones ridículas".

¿Meterme con usted? En ese momento pensé: ¿Cuántos años tenemos? ¿Ocho? Me sorprendió que usted, alguien que se describía a sí mismo como un tipo duro de Queens, resultara ser un corderito degollado.

Usted y yo salimos en el programa. No pasó nada inapropiado entre nosotros. No le tiré del pelo ni le puse chinchetas en el asiento. "Vaya un cobarde" es todo lo que recuerdo pensar al abandonar el plató.

Y ahora, en el año 2015, al igual que muchos caucásicos enfadados, tiene miedo del hombre del saco. Ese hombre del saco, en su imaginación, son todos los musulmanes. No solo aquellos que han matado a alguien, sino TODOS LOS MUSULMANES.

Afortunadamente, Donald, usted y los que le apoyan ya no se parecen en nada a lo que es Estados Unidos en la actualidad. Estados Unidos no es un país de caucásicos enfadados. Este dato hará que se le caiga el pelo: el 81% del electorado que escogerá al presidente de Estados Unidos el año que viene lo constituyen mujeres, personas de distintas razas o jóvenes de entre 18 y 35 años. En otras palabras: usted no. Ni tampoco el tipo de gente que usted quiere que gobierne el país.

En un alarde de desesperación e insania, usted prohíbe que los musulmanes entren en Estados Unidos. A mí se me educó en la creencia de que todos somos iguales, sin importar la raza, la religión o el color. Lo que significa que, si quiere prohibirle la entrada a los musulmanes, primero va a tener que prohibírmela a mí. Y a todo el mundo.

Todos somos musulmanes.

Igual que todos somos mexicanos, católicos, judíos, blancos, negros y de todos los tonos intermedios. Todos somos hijos de Dios (o de la naturaleza, o de cualquier fuerza en la que se tenga fe), todos formamos parte de la humanidad, y nada de lo que usted diga o haga puede cambiar eso. Si no le gusta vivir bajo estas reglas, puede que necesite irse a la esquina de una habitación vacía de una de sus torres, a sentarse y a pensar en lo que ha dicho.

Y a dejarnos en paz a los demás para que podamos elegir a un presidente de verdad que sea compasivo y fuerte al mismo tiempo (al menos lo suficientemente fuerte como para no asustarse por que un tío de Michigan con gorra se le siente al lado en un programa de televisión). No es usted tan duro, Donny, y me alegro de haber visto de cerca y en persona cómo es realmente.

Todos somos musulmanes. Asúmalo.

Un cordial saludo,

Michael Moore

P.D.: pido a todos los que lean esta carta que hagan clic aquí y firmen y después me envíen o publiquen una foto en la que se les vea sujetando un cartel en el que se lea "WE ARE ALL MUSLIM" [todos somos musulmanes] en Twitter, Facebook o Instagram con el hashtag#WeAreAllMuslim. Publicaré todas las fotografías en mi página web y se las enviaré a usted, señor Trump. No dude en unirse a nosotros si lo desea.

Este artículo fue publicado originalmente en MichaelMoore.com

Este post fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero

EL HUFFPOST PARA PHILIPS HUE