BLOGS
14/11/2013 07:31 CET | Actualizado 13/01/2014 11:12 CET

Gana la democracia

El PSOE ha aprobado en su Conferencia Política la modificación de la ley para que todas las listas electorales tengan una representación igual de hombres y mujeres, al 50% y distribuidos de manera alterna, a fin de garantizar la presencia igual de ambos sexos en los resultados electorales.

El PSOE ha aprobado en su Conferencia Política la modificación de la ley para que todas las listas electorales tengan una representación igual de hombres y mujeres, al 50% y distribuidos de manera alterna, a fin de garantizar la presencia igual de ambos sexos en los resultados electorales. También lo ha aprobado para sus elecciones internas, aquellas que afectan a sus órganos de decisión.

Además en esta Conferencia, el PSOE se compromete con las minorías, de forma que, tal y como propone el Partido de los Socialistas Europeos, plantea la voluntad de incorporar a sus listas electorales, en todos los ámbitos territoriales, a personas representativas de la diversidad que hoy conforma nuestro país.

Desde que en el año 1988 el PSOE aprobara la cuota femenina del 25% en sus listas electorales hasta el día de hoy, en el que tenemos una ley que obliga a presentar candidaturas con una representación de al menos un 40% de uno de los sexos, hemos avanzado muchísimo en cuanto a presencia de mujeres en puestos de decisión y representación política.

Aquella primera decisión tuvo muchas críticas, e incluso, todavía en la actualidad, fuera de nuestro Partido hay quienes consideran este tipo de propuestas una operación de maquillaje sin ningún efecto positivo sobre la vida de los ciudadanos y ciudadanas. Sin embargo, tras la perspectiva que permite el paso de los años, podemos concluir que en todo este proceso quien verdaderamente ha ganado ha sido la Democracia.

Las mujeres hemos demostrado a lo largo de los años que los viejos temores sobre nuestra competencia estaban infundados, y que los argumentos de sus voceros formaban parte de una desfasada retórica machista. La idea de la derecha respecto a que la que vale, llega muestra no sólo su ideología sexista y clasista, también manifiesta su enorme desconfianza hacia la mayoría de las mujeres que, a pesar de su demostrada capacidad, no conseguían llegar.

En esta Conferencia el PSOE renueva sus compromisos con el feminismo, con las mujeres y con muchas personas que viven situaciones de desigualdad, discriminación y pobreza, y lo hace con propuestas políticas de calado. Con este fin ha aprobado permisos parentales iguales para mujeres y hombres, una protección social suficiente para la maternidad y una pionera ley de igualdad salarial, que refuerza nuestra apuesta por el Estado del Bienestar y los derechos de ciudadanía. En el mismo marco, se ha afrontado la lucha contra la violencia de género y la trata con fines de explotación sexual, y se ha aprobado proponer una legislación contra la discriminación y a favor de la igualdad de trato. Por supuesto, hemos incorporado a nuestras iniciativas la defensa a ultranza de la igualdad efectiva de las personas lesbianas, gais, transexuales y bisexuales, así como el combate del racismo, la xenofobia y los crímenes de odio con todos los instrumentos del Estado de Derecho, etc.

La renovación de nuestros compromisos está acompañada de la implicación de todas las personas en la solución de los problemas que tiene este país, por lo que entendemos imprescindible la participación en los asuntos públicos de esos ciudadanos y ciudadanas que a su vez necesitan de la política para afrontar la pobreza y la desigualdad.

La política necesita hacer cambios importantes y afrontar la desafección que hoy sienten muchos ciudadanos hacia ella con propuestas de renovación y mejora. Muchas de ellas ya forman parte de los acuerdos adoptados en la Conferencia del PSOE, pero además también requiere de cercanía, y por lo tanto necesita de la presencia en su seno de ciudadanos y ciudadanas que entiendan las necesidad, las demandas y el sufrimiento de la gente.

Y las propuestas del PSOE van en esa dirección. La garantía de la igualdad es una cuestión de justicia y derechos que no puede ser cuestionada en un sistema democrático. También sabemos que solo contando con todos y con todas podemos conseguir el objetivo de regenerar la política, haciendo de ella lo que siempre debió ser: el espacio de transformación y de avance permanente hacia una sociedad de ciudadanos y ciudadanas libres e iguales, que busca el bien común para toda la población, ese lugar donde dirigirse cuando es necesario resolver problemas.

Desde que instauramos la cuota e iniciamos este proceso de conquista de la igualdad y cercanía real de la política a la gente, desde que incorporamos a las mujeres a la toma de decisiones, desde que las instituciones asumieron como propia su agenda y prioridades, quien ha ganado ha sido la Democracia. Ahora, con las llamadas listas cremallera y la presencia de minorías, nuestro sistema político se enriquece y nuestra democracia continúa ganado.

ESPACIO ECO