POLÍTICA
28/11/2012 10:54 CET | Actualizado 28/11/2012 12:59 CET

Rajoy asegura que con su reforma laboral no se hubieran destruído tres millones de emplos desde 2008

En vez de expresar dudas sobre su utilidad; en vez de reconocer que desde su implantanción la cifra de parados ha aumentado en 233.000 personas, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha sacado pecho de la reforma laboral

aprobada en febrero y ha asegurado que, si hubiera entrado en vigor ya en 2008, no se hubieran destruido tres millones de puestos de trabajo desde entonces.

"Ustedes han puesto precio a los derechos, les han puesto en el mercado", le ha criticado Rubalcaba, quien defiende que la sanidad y la educación públicas cada vez son menos universales y gratuitas.

Según Rubalcaba, el Gobierno de Rajoy está creando "dos tipos de ciudadanos", los que tienen derechos porque se los pueden pagar y los que cada vez tienen menos porque no tienen recursos. Rubalcaba se ha detenido en el caso de las nuevas tasas judiciales y ha dicho que no son una forma de agilizar la justicia, "sino de impedir de justicia", porque quien no tenga recursos no podrá pagarlas. Una mujer maltratada, ha ilustrado el secretario general del PSOE, tendrá que abonar 300 euros en tasas si quiere iniciar el proceso de separación de su marido.

También ha señalado que, después de "poner en manos de los empresarios" los derechos laborales, ahora han declarado "una suerte de impunidad para los incumplimientos, porque, por primera vez en la historia, los trabajadores tendrán que pagar tasas judiciales".

"A usted o a cualquiera -le ha dicho a Rajoy- le pueden rebajar el sueldo unilateralmente y si quiere usted recurrir tiene que pagar".

SOSTENIBILIDAD DE LAS CUENTAS PÚBLICAS

Rajoy ha negado las acusaciones del líder de la oposición y ha asegurado que todas las políticas del Gobierno pretenden sentar unas bases sólidas para mejorar la situación económica, crecer, crear empleo, aumentar los ingresos de las administraciones y mejorar los servicios públicos.

Para ello, ha subrayado la importancia de seguir controlando el déficit, porque un Estado que no puede garantizar la sostenibilidad de sus cuentas públicas "no puede garantizar nada y no puede garantizar desde luego los derechos de nadie".

Ha abundado en sus reflexiones al apuntar que España no puede gastar más de lo que ingresa por muchas razones, pero la más importante hoy por hoy es que no puede financiarse. "No podemos conseguir el dinero para gastar lo que no ingresamos", ha destacado.

Aunque ha admitido que algunas de las medidas que se están adoptando son "duras y no agradables" y la mayor parte de ellas "no producen efectos ya", Rajoy ha insistido en que son las necesarias para sentar las bases para luchar eficazmente contra la crisis, volver a crecer y generar empleo.

El presidente ha defendido además la reforma laboral y ha sentenciado: "Si hubiera estado en vigor estos años tenga la total certeza de que no se hubieran perdido tres millones de puestos de trabajo entre los años 2008 y 2011".

OTRO MODELO SOCIAL

Durante su réplica, Rubalcaba ha juzgado que "lo peor" es que el Ejecutivo está también intentando cambiar el modelo social por otro que diga: "Derechos para el que pueda pagárselos".

Y es que, de acuerdo con su diagnóstico, el Gobierno está "cambiando todo y contra todos", contra el personal sanitario y el judicial, contra los universitarios, contra la oposición o contra los sindicatos.

En este contexto, ha advertido a Rajoy de que los socialistas van a emplear todos lo medios de los que les dota la democracia para impedir que el Gobierno cambie el modelo social que durante 30 años los españoles han construido "con muchos esfuerzo y mucho trabajo".

Rajoy ha contestado que muchas de esas afirmaciones eran "falsas", porque la sanidad y la educación siguen siendo universales y gratuitas.

También ha reprochado a Rubalcaba su "simpatía" por la huelga sanitaria de dos días en Madrid, le ha recordado que hay una similar convocada en Andalucía, donde gobierna el PSOE, y le ha preguntado si también va a apoyar los paros en la comunidad andaluza.

EL HUFFPOST PARA IKEA