INTERNACIONAL
17/12/2012 21:39 CET | Actualizado 16/02/2013 11:12 CET

EEUU reabre el debate sobre el control de armas sin que Obama se decante por restricciones estrictas

Reuters

La masacre en el colegio de Newtown el pasado viernes ha reabierto el debate sobre la seguridad en las escuelas de Estados Unidos, con opiniones encontradas que van desde quienes abogan por mayor atención psicológica en las aulas hasta quienes defienden que los profesores deberían ir armados a clase.

Más de la mitad de los estadounidenses apoya mayores restricciones sobre la venta de armas, aunque un 71 % se opone a una prohibición total del comercio de pistolas, según un muestreo efectuado por la cadena ABC y el diario The Washington Post, divulgado este lunes.

Un 54 % de los estadounidenses respalda mayores restricciones sobre las armas, y la mayoría de encuestados cree que el tiroteo en una escuela primaria en Newtown (Connecticut) el viernes pasado es síntoma de "problemas más amplios en la sociedad estadounidense", según las entrevistas efectuadas por estos medios.

Sin embargo, el 71 % de los estadounidenses se opone a una prohibición total de la venta de pistolas y un 56 % dice que se opone "firmemente" a cualquier medida que prohíba del todo la venta de esas armas.

La opción de permitir a los profesores llevar armas -que ya es una realidad en algunos colegios de Texas- fue recuperada este lunes por el representante estatal de Oregón Dennis Richardson (republicano), quien, durante una entrevista con la cadena CNN, reivindicó el derecho de los profesores a portar armas.

"Si yo hubiese sido maestro en el colegio de Newtown y el distrito no me hubiese prohibido llevar armas a clase, la mayoría de los niños seguirían vivos y el tirador estaría muerto, pero no por haberse suicidado", aseguró Richardson.

REFORZAR LAS BARRERAS FÍSICAS

Lejos de las tesis del representante de Oregón, la mayor parte de la comunidad educativa y de los expertos piden reforzar las barreras físicas como detectores de metales o alarmas, y mayor atención psicológica a los alumnos como medida para prevenir comportamientos criminales en los jóvenes.

"Lo que necesitan los colegios son psicólogos y tutores que tengan una estrecha relación con el alumnado, porque esa es la mejor línea de prevención", explicó Kenneth Trump, una de las voces más reconocidas en el país sobre seguridad escolar.

OBAMA NO SE ACLARA

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, admitió que el país norteamericano "no está haciendo lo suficiente" para proteger a sus ciudadanos y ha instado a "dar los pasos necesarios para que estas tragedias no vuelvan a repetirse".

"Tenemos la responsabilidad de proteger y cuidar a cada niño estadounidense. Es nuestra primera tarea, y, si no podemos conseguirlo, entonces nada saldrá bien", ha advertido. "Estoy seguro de que podemos hacerlo mejor", ha confiado.

Sin embargo, su portavoz, Jay Carney, advirtió de que unos mayores controles son necesarios, pero no resolverán los problemas. La Casa Blanca, que ha mostrado su horror por la tragedia, sigue sin comprometerse con una decisión, consciente de lo difícil que es introducir una nueva normativa. "No tengo ningún programa específico que presentarles", reconoció Carney

PROGRAMAS QUE CUMPLÍA LA ESCUELA

Por ley, los colegios de Estados Unidos deben tener planes de evacuación y de emergencia para estos casos, algo con lo que, al parecer, Sandy Hook también cumplía.

"Nosotros realizamos diez simulacros de fuego al año, cuatro de tormentas, cuatro más para casos de intrusos en el colegio y dos para casos de terremotos", explicó Bill Powers, director de la escuela Cherokee Middle School de Springfield, Misuri.

"Tras los trágicos acontecimientos del viernes, nuestros profesores hablarán con los alumnos para recordarles cuán importante resulta llevar a cabo estos procedimientos", concluyó el director.

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'