INTERNACIONAL
27/02/2014 22:03 CET | Actualizado 27/02/2014 22:03 CET

Londres espió las cámaras web de 1,8 millones de usuarios de Yahoo

PHOTOS.COM

La agencia de espionaje británica interceptó y almacenó imágenes de webcams de más de 1,8 millones de usuarios de Yahoo con ayuda de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA), según revelan documentos confidenciales divulgados este jueves por el diario The Guardian.

El periódico británico ha señalado que las imágenes se extrajeron de las cámaras de los ordenadores de personas que no eran sospechosas de ningún delito, a las que la GCHQ (el centro de escuchas británico) accedió empleando un programa informático específico denominado en clave 'Nervio Óptico'.

Los documentos, filtrados por el exanalista de la NSA Edward Snowden, indican que el citado programa recogió en bruto imágenes estáticas procedentes de chats de Yahoo entre 2008 y 2010 y las guardó en bases de datos de las agencias de espionaje.

El artículo explica que, a la hora de interceptar dichas imágenes, no se tenía en cuenta si los individuos espiados representaban un objetivo o no para los servicios de inteligencia.

Según The Guardian, en un periodo de seis meses en 2008 la agencia británica recogió imágenes de webcams entre las que se incluían cantidades sustanciales de comunicaciones de tipo sexual explícito de más de 1,8 millones de cuentas de Yahoo por todo el mundo.

YAHOO, "INDIGNADO"

Cuando ese periódico contactó con Yahoo (el segundo servidor de correo electrónico más importante del mundo, después de Gmail) el gigante tecnológico "reaccionó con indignación". Yahoo negó tener conocimiento previo de ese programa informático y acusó a las agencias de espionaje de haber alcanzado "un nuevo nivel de violación de la privacidad" de sus usuarios.

Los documentos secretos también revelan las dificultades de la GCHQ para mantener grandes cantidades de imágenes con contenido sexual explícito, recogidas por el citado programa, fuera del alcance de la visión de sus empleados.

Ese programa, según muestran los documentos, continuaba activo en 2012 y se empleaba en experimentos de reconocimiento facial, para supervisar objetivos existentes de la agencia de escuchas británica.

Ese tipo de búsquedas podían ser empleadas para encontrar a sospechosos de terrorismo o delincuentes que hagan uso de múltiples documentos de identidad.