INTERNACIONAL
17/03/2014 12:22 CET | Actualizado 17/03/2014 16:21 CET

Las últimas palabras desde la cabina del avión de Malasia: "Muy bien, buenas noches"

Las sospechas de secuestro o sabotaje del avión de Malaysia Airlines, desaparecido ya hace 10 días con 239 pasajeros a bordo, han aumentado tras conocerse las últimas palabras pronunciadas desde la radio de la cabina.

"Muy bien, buenas noches". Lo inquietante del mensaje es que se produjo después de que alguien ya hubiera desconectado los sistemas de seguimiento automático del avión, cuando salía del espacio aéreo administrado por Malasia y pasaba a los controladores de tráfico aéreo en Vietnam, según reveló el domingo el ministro de Transporte interino, Hishammuddin Hussein.

El sistema de rastreo fue apagado deliberadamente y hubiera permitido rastrear la aeronave fuera de la cobertura de los radares.

"La respuesta a su pregunta es sí, fue desactivado antes", explicó Hussein a periodistas cuando se le preguntó si el sistema ACARS -un ordenador de mantenimiento que envía datos de la situación del avión- había sido desactivado antes del mensaje de despedida.

FUE EL COPILOTO

Horas más tarde se ha conocido que fue el copiloto el que pronunció estas palabras, según ha anunciado este lunes el presidente de Malaysia Airlines, Ahmad Jauhari Yahya.

Según el presidente de la aerolínea, no está claro si los sistemas de seguimiento automático del avión fueron inhabilitados antes del mensaje, como afirmaba Hussein.

"No sabemos cuándo el ACARS fue apagado después de eso", ha reconocido el responsable de la aerolínea. "Se suponía que tenía que transmitir 30 minutos después, pero esa transmisión no se produjo", ha añadido.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

Los pilotos antes del vuelo pasando por los arcos de seguridad, grabados por las cámaras de vigilancia

DESVIADO DE SU CURSO

Los investigadores están cada vez más convencidos de que fue desviado quizá a miles de kilómetros de su curso por alguien con un profundo conocimiento de los Boeing 777-200ER y la navegación comercial. Hasta ahora, no se ha encontrado ningún resto.

Datos de satélite sugieren que el avión podría estar en cualquier lugar de dos grandes arcos: uno que se extiende desde el norte de Tailandia a las fronteras de Kazajistán y Turkmenistán, o un arco sur desde Indonesia en el Océano Índico al oeste de Australia.

Pero la Policía y un equipo de investigación multinacional tal vez nunca sepan con certeza lo que pasó a bordo del avión de pasajeros a menos que encuentren la aeronave, y eso en sí mismo es un desafío de enormes proporciones.

La desaparición del avión ha desconcertado a los investigadores y expertos en aviación. Este desapareció de las pantallas de control de tráfico aéreo civil en la costa este de Malasia menos de una hora después de despegar de Kuala Lumpur en dirección a Pekín.

Las autoridades malasias creen que, cuando el avión cruzó la costa noreste y voló a través del Golfo de Tailandia, alguien a bordo apagó sus sistemas de comunicación y viró bruscamente hacia el oeste.

ESPACIO ECO