INTERNACIONAL
25/08/2014 11:31 CEST | Actualizado 25/08/2014 14:54 CEST

La última carta del periodista James Foley: "Siento que os puedo tocar en esta oscuridad"

AFP

Pensar en sus familiares ayudó al periodista James Foley, decapitado por el Estado Islámico (EI) en Siria, a sobrevivir al cautiverio de casi nueve meses. En una carta difundida este lunes por sus círculo más cercano, Foley describe su vida en cautiverio. Pensar en los suyos le hacía sonreir. Él y otros presos organizaban además juegos, debates y clases de conocimientos para lograr abstraerse y mantener la calma.

"Sé que estáis pensando en mí y rezando por mí", dice Foley en su carta, que memorizó uno de sus compañeros. "Y estoy muy agradecido. Os tengo presentes a todos, especialmente cuando rezo. Rezo por vosotros para mantenerme fuerza y para tener fe. Cuando rezo, siento que os puedo tocar incluso en esta oscuridad", dice.

Foley recuerda en su carta momentos íntimos y cotidianos con su familia: acercarse al centro comercial con su padre, montar en bicicleta con su madre, jugar con uno de sus hermanos o perseguir alrededor de la cocina a otros dos.

"Recuerdo momentos familiares tan buenos que me sacan de esta prisión Sueños de familiares y amigos me transportan y la felicidad llena mi corazón", asegura.

En la celda, en la que había 18 presos, se jugaba al ajedrez, a las damas o al Risk y en los últimos meses sus captores los alimentaron bien hasta el punto de que Foley recuperó el peso perdido, según relata.

La carta, accesible en la página de Facebook oficial de la familia, termina con un párrafo dedicado a su abuela:

"Abuela, por favor toma tus medicinas, da paseos y sigue bailando. Espero llevarte a Margarita cuando vuelva a casa. Mantente fuerte porque voy a necesitar tu ayuda para recuperar mi vida. Jim"

Foley murió este mes en Siria. Sus captores lo decapitaron y distribuyeron la grabación, que conmocionó a EEUU, país del periodista, y buena parte del mundo.

APRENDE A USAR TU DINERO