INTERNACIONAL
03/09/2015 09:50 CEST | Actualizado 03/09/2015 09:51 CEST

Canadá denegó el estatus de refugiados a la familia de Aylan, el niño ahogado en la playa

REUTERS

La burocracia frenó su huída de la guerra y no les quedó otra que lanzarse al mar. Según informan varios medios canadienses, la familia de Aylan, el niño de tres años cuya muerte en una playa al sur de Turquía ha conmocionado al mundo, trató de lograr el estatus de refugiado para viajar a Canadá, donde vive desde hace 20 años Teema Kurdi, su tía.

Frente a la costa turca también perecieron la madre de Aylan y su hermano de cinco años. Su padre, Abdullah, logró sobrevivir. Llamó a la mujer de uno de sus hermanos y le contó la tragedia. Fue ella quien telefoneó a Vancouver, donde Teema trabaja como peluquera desde hace dos décadas.

Según relata a los medios canadienses, la familia de su hermano llevaba tiempo tratando de lograr el estatus de refugiado a través de un programa que permite a los ciudadanos canadienses ayudar a personas que lo necesiten a lograr ese reconocimiento legal.

Quien trataba de ayudarles era Fin Donnelly, un diputado canadiense que llegó a entregar en mano documentación sobre esta familia al ministro de Inmigración canadiense, Chris Alexander, quien le respondió que lo estudiaría. Pero en junio, la petición fue rechazada.

"Esto es horrible y descorazonador. La frustración de la espera y la inacción ha sido terrible", se queja Donnelly, en declaraciones citadas por el National Post.

Según los medios canadienses, Turquía y Canadá mantienen desde hace tiempo discrepancias sobre el bloqueo de refugiados sirios en su camino hacia el país norteamericano, ya que no es raro que se deniegue arbitrariamente los pasaportes a los kurdos procedentes de siria y tengan grandes dificultades para ser registrados como refugiados por ACNUR.

EL HUFFPOST PARA IKEA