NOTICIAS
20/10/2015 08:28 CEST | Actualizado 20/10/2015 10:37 CEST

Cientos de miles de alemanes simpatizantes de PEGIDA protestan contra los refugiados

Decenas de miles de personas participaron este lunes por la noche en la manifestación convocada en la localidad alemana de Dresde por el movimiento antimusulmán PEGIDA para marcar su primer aniversario y en las contramanifestaciones celebradas para expresar oposición a la formación.

La organización ha cifrado el número de participantes "entre 15.000 y 20.000", mientras que, según las informaciones facilitadas por el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, las contramanifestaciones han contado con alrededor de 15.000 manifestantes.

El líder del PEGIDA, Lutz Bachmann, ha mostrado una cara más moderada durante sus declaraciones, asegurando que el partido "ha llegado para quedarse y conquistar", cargando contra la "incitación calculada" del ministro del Interior, Thomas de Meiziere, quien se refirió a los organizadores del acto como "miembros del ala dura de la extrema derecha".

En el acto han participado además "invitados internacionales", tal y como les ha descrito el propio Bachmann, entre los que figuraba un parlamentario checo y un representante del partido de extrema derecha italiano Liga Norte.

Las protestas se han saldado sin incidentes de gravedad, si bien un seguidor de PEGIDA ha tenido que ser hospitalizado tras ser agredido por manifestantes antifascistas, según ha informado la Policía.

CONTRAMANIFESTACIÓN A RITMO DE MANU CHAU

En las plazas adyacentes a Theaterplatz, también en el centro monumental de Dresde, unos 14.000 ciudadanos, en su mayoría jóvenes, bailaban al son del Clandestino de Manu Chau y trataban de silenciar con sus gritos las consignas de la concentración islamófoba.

Un millar de antidisturbios se emplearon en mantener separados a los dos bandos, entre amagos de cargas contra grupos de jóvenes -algunos encapuchados- que trataban de sortear el cordón de seguridad o los que se encaramaban a farolas y andamiajes de edificios en obras para saltar a la Theaterplatz.

"Somos ciudadanos normales, buenos alemanes, no nos acompleja defender nuestro país, nuestra bandera y nuestra cultura", protestaba a gritos, desde dentro de la concentración islamófoba, un hombre de unos treinta años, con la cabeza rapada y rodeado de unos quince compañeros de aspecto similar.

"No os queremos en Dresde ni en ningún otro lugar de Alemania. Sois la vergüenza del país", clamaba otro joven desde detrás del cerco impuesto a los contramanifestantes, convocados por diversas organizaciones cívicas bajo la consigna Corazón en lugar de odio.

VIGILADOS POR EL MINISTERIO DE INTERIOR

Durante la jornada del lunes, un portavoz del Ministerio del Interior alemán aseguró que los servicios de seguridad interior de Alemania están siguiendo de cerca a los movimientos antimusulmanes como PEGIDA, después de una marcha la semana pasada en la que los manifestantes portaban horcas de mentira supuestamente destinadas a la canciller, Angela Merkel.

"La marcha con las horcas de la semana pasada es un claro ejemplo de que el cebo, el potencial agresivo de este movimiento está aumentando", señaló, recalcando que "este hecho está siendo vigilado muy de cerca por las autoridades de Inteligencia interior, tanto a nivel federal como estatal".

Alemania espera la llegada de cerca de un millón de solicitantes de asilo a su territorio este año. En las últimas semanas, se han producido numerosos ataques contra centros de acogida de refugiados y este sábado una candidata independiente a la Alcaldía de Colonia fue apuñalada por un nacionalista alemán en protesta por la política migratoria de Merkel.

VER ADEMÁS

ESPACIO ECO