NOTICIAS
21/10/2015 23:03 CEST | Actualizado 21/10/2015 23:03 CEST

El gol en el último minuto al Sevilla y otras cosas de la 'Champions'

EFE

Suerte muy diferente para los equipos españoles en esta jornada de la Champions. El Real Madrid empató (0-0) frente al PSG; el Atlético goleó (4-0) al Astana; y el Sevilla perdió (2-1) ante el Manchester City.

El Real Madrid logró en el Parque de los Príncipes un valioso empate que les deja en buena situación para acabar primeros la fase de grupos de la Liga de Campeones y, de paso, empequeñece la leyenda del París Saint-Germain.

El resultado es bueno porque devuelve a los españoles la ventaja de campo para liderar el grupo, pero sabe a poco porque un Real Madrid plagado de bajas dejó una gran sensación de superioridad, basada en su dominio táctico que le permitió tener más ocasiones.

El Real Madrid logró convertir al PSG en un equipo menor, pese a afrontar el duelo con toda su plantilla, impresionante. Ambos siguen invictos y, en el caso blanco, sin haber recibido un gol en la Liga de Campeones y solo dos en la doméstica. Por diferencia de goles, el Real Madrid conserva el liderato del grupo.

EL ATLÉTICO, SIN DIFICULTAD

Mientras, una goleada práctica, transformada por Saúl Ñíguez, el colombiano Jackson Martínez y Óliver Torres, relanzó al Atlético de Madrid en la Liga de Campeones hasta el liderato de su grupo contra un rival menor, el Astana (4-0), al que impuso su superioridad entre los brillantes regates de Yannick Carrasco.

El extremo belga, desde esa rapidez vertiginosa con la que se despliega hacia el ataque, sobresalió en un partido siempre de color rojiblanco, sin duda sobre el ganador desde el 1-0 en el minuto 23, con buenas sensaciones y protagonismo para Saúl y Óliver y con el gol que tanto buscaba Jackson desde hace más de mes y medio.

Ni una competición como la Liga de Campeones ni un equipo como el Atlético permiten concesiones, menos aún cuando la derrota de la última jornada ante el Benfica multiplicó la transcendencia de los tres puntos para el conjunto rojiblanco, necesitado de una victoria sí o sí para acomodarse en el grupo C, del que ahora ocupa la cima.

EL SEVILLA, EN APUROS

Peor le fue al Sevlla, que no pudo con el Manchester City (2-1), un resultado que deja tocado al conjunto español en el Grupo D, el de la "muerte", tercero con tres puntos en tres partidos.

Los de Emery se adelantaron por medio del ucraniano Konoplyanka y cedieron la igualada con un autogol del central Adil Rami. Fue en el tiempo añadido cuando el holandés De Bruyne frustró las esperanzas de los hispalenses de arrancar al menos un punto de Manchester.

La otra nota negativa no estuvo sobre el césped sino fuera, puesto que se registraron incidentes por una pelea entre aficionados del Sevilla y del Slanks polaco, enemistado con los sevillistas desde hace dos años por una eliminatoria de la Europa League.

EL HUFFPOST PARA EVO