POLÍTICA
06/02/2016 14:20 CET | Actualizado 06/02/2016 14:23 CET

Los diputados de IU seguirán en el Grupo Mixto al no prosperar una alternativa de Cayo Lara

EFE

La que se ha liado esta mañana en Izquierda Unida. Tras horas de polémica, se ha sabido que los diputados Alberto Garzón y Sol Sánchez seguirán por ahora en el Grupo Mixto después de que el Registro del Congreso haya cerrado a las dos de la tarde y no se haya presentado la propuesta de formar grupo propio, sumando los tres diputados que la formación tiene en las confluencias de Podemos.

Era de esperar que no se cumpliera el ultimátum que el coordinador federal, Cayo Lara, había dado hoy mismo, a primera hora de la mañana, a los tres parlamentarios de IU en las coaliciones gallega (Yolanda Díaz) y catalana (Joan Mena y Félix Alonso), que hasta ahora han desoído las reiteradas peticiones que se les ha hecho en este sentido. Desde que empezaron las negociaciones para ver las posibilidades que tenía IU -con apenas dos escaños- de conformar grupo parlamentario propio, argumentaron que tienen un compromiso de permanencia con sus respectivas candidaturas.

Algunas fuentes presentes en la reunión han afirmado que Garzón, a puerta cerrada, ha emplazado a las federaciones catalana y gallegas a ayudarles "pero no a costa de romper las confluencias" con Podemos, el partido de Pablo Iglesias.

El ultimátum de Lara viene dado por la urgencia de que la Mesa de la Cámara pueda estudiar esta propuesta ya el próximo martes y permitir así que se apruebe un plan de viabilidad menos duro del previsto (un recorte del 60% de la plantilla) con los dos millones que recibiría en concepto de buzoneo electoral.

EL ENFADO DE GARZÓN

Alberto Garzón ha llegado a decir que la propuesta de Cayo Lara era "una grave irresponsabilidad política", en reproche que ha hecho a puerta cerrada, según han confirmado varias fuentes presentes dentro del cónclave, muy tenso y con mucha división entre quienes veían en la posibilidad de tener grupo propio una tabla de salvación para afrontar la crisis financiera y los que, en la órbita de Garzón, no creían viable esta opción.

Si IU hubiera podido tener grupo propio, sumando los tres disputados adscritos a Podemos con Garzón y Sol Sánchez, que están ahora en el Mixto, podrían aprobar un plan de viabilidad económica menos drástico que el que está sobre la mesa, tal como ha dicho Lara, ya que, para empezar, recibirían dos millones de euros en concepto de devolución del buzoneo electoral.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

#YONOMEOLVIDO