INTERNACIONAL
19/02/2018 05:42 CET | Actualizado 19/02/2018 05:42 CET

Último capítulo de Trump y la trama rusa: carga contra todos y canta victoria

Y ha acusado al FBI de no investigar al tirador de Florida por distraerse con este tema.

EFE

El Departamento de Justicia de EEUU acusó formalmente este viernes a 13 ciudadanos y tres entidades de Rusia por interferir en las elecciones presidenciales de 2016, actividades que habrían comenzado en 2014. Donald Trump ha cantado victoria por ello porque cree que prueba que él no tuvo nada que ver.

La Oficina del fiscal especial Robert Mueller, encargado de investigar la trama rusa, subrayó que los acusados tenían "el objetivo estratégico de sembrar discordia en el sistema político de EEUU", y entre sus operaciones figuraron "el apoyo al entonces candidato Trump y denigrar a Hillary Clinton".

Asimismo, identificó a la "organización" detrás de estas operaciones como "Internet Research Agency LLC", con sede en San Petersburgo, que calificó como "guerra informática contra EEUU a través de identidades ficticias en redes sociales y otros medios de Internet".

Hasta el momento, la investigación ha llevado al enjuiciamiento de cuatro personas relacionadas con Trump: su exasesor de seguridad en la Casa Blanca Michael Flynn; su exjefe de campaña Paul Manafort; su 'número dos' en la campaña Rick Gates; y otro exasesor, George Papadopoulos.

Mueller aseguró que los 13 ciudadanos rusos contra los que presentó cargos también apoyaron a Bernie Sanders, el rival de Hillary Clinton durante las primarias demócratas para las elecciones de 2016 y un senador independiente que conquistó al ala más progresista del partido.

Los acusados, además de dañar a Clinton, emprendieron acciones contra los senadores Ted Cruz y Marco Rubio, rivales de Trump durante las primarias para lograr la nominación del Partido Republicano.

Trump acusa al FBI de no investigar al tirador de Florida por centrarse en la trama rusa

Trump ha reiterado varias veces desde la acusación que su campaña "no hizo nada malo" y cree que los cargos muestran que no hubo confabulación con el Kremlin.

"Rusia comenzó con su campaña contra EEUU en 2014, mucho antes de que yo anunciara que me presentaba para ser presidente. Los resultados de las elecciones no se vieron afectados. ¡La campaña de Trump no hizo nada mal, ¡no hubo colusión", ha apuntado en su Twitter.

Este domingo ha admitido que Rusia ha logrado su objetivo de sembrar el "caos" en el sistema político estadounidense, pero ha culpado de ello a la oposición demócrata y a los responsables de la investigación sobre la trama rusa.

"Si el objetivo de Rusia era crear discordia, desestabilización y caos dentro de EEUU, con todas las audiencias en comités, investigaciones y odio partidista, han triunfado más que en sus mejores sueños", ha escrito. "Se están partiendo de la risa en Moscú. ¡Hay que ser más listos, Estados Unidos!", agregó.

Unas horas antes, Trump había arremetido contra el FBI por pasar "demasiado tiempo" en la pesquisa rusa en lugar de dedicarse a prevenir matanzas como la de la escuela de Florida del pasado miércoles.

"Muy triste que el FBI se perdiera las muchas señales que envió el autor del tiroteo. Esto no es aceptable. Pasan demasiado tiempo tratando de probar que hubo conspiración rusa con la campaña de Trump, y no hubo conspiración. ¡Vuelvan a su trabajo esencial y hagan que estemos orgullosos!", tuiteó.

El FBI admitió el viernes que erró al no haber seguido el protocolo oportuno cuando en enero recibió una llamada que alertaba de la agresividad de Nikolas Cruz, el autor de la masacre.

Según expertos en el funcionamiento del FBI, los recursos dedicados a Rusia no evitan que se vigilen otras amenazas, pero la crítica de Trump llega en un momento delicado para la reputación de la agencia, muy criticada por los republicanos por su supuesto abuso de poder en la investigación rusa.

Trump también cuestionó las palabras de su propio asesor de seguridad nacional, H. R. McMaster, quien este sábado dijo que, a la luz de la acusación presentada el viernes por Mueller, las pruebas de que Moscú interfirió en las elecciones son "irrefutables".

"Al general McMaster se le olvidó decir que los resultados de la elección de 2016 no resultaron impactados ni cambiados por los rusos y que la única conspiración fue entre Rusia y la corrupta H (Hillary Clinton) y los demócratas", alegó Trump.

Trump también ha restado importancia al hallazgo de Mueller de que algunos de los rusos acusados interactuaron con estadounidenses asociados a su campaña, dado que estos no se dieron cuenta de que estaban siendo manipulados, en su opinión.

"Dije: 'Puede que fuera Rusia, o China u otro país o grupo, o puede que fuera un genio de 180 kilos sentado en la cama y jugando con su ordenador'. El 'fraude' ruso fue que la campaña de Trump conspirara con Rusia. ¡Nunca lo hizo!", ha destacado.

Trump ha llegado a citar un artículo de opinión del New York Post que asegura que los cargos presentados suponen "una gran victoria" para sus argumentos.

"'Las acusaciones le dan a Don una gran victoria', escrito por Michael Goodwin del @nypost, afirma sucintamente que 'los rusos no tuvieron ningún impacto en el resultado de las elecciones'. No hubo ninguna Conspiración con la campaña de Trump", ha tuiteado el magnate.

Trata de desechar la idea de que suponga una antesala a una eventual acusación contra él o su entorno por haber colaborado con Rusia en sus intentos de influir en el resultado de las elecciones.

Facebook ha celebrado la acusación de Mueller y ha anunciado inversiones para mejorar su seguridad. "Estamos agradecidos de que el Gobierno esté tomando esta acción agresiva contra aquellos que abusaron de nuestro servicio y explotaron la apertura de nuestros procesos democráticos", ha señalado.

ESPACIO ECO