INTERNACIONAL
14/11/2018 08:02 CET | Actualizado 14/11/2018 08:15 CET

Londres y Bruselas alcanzan un principio de acuerdo sobre el Brexit

La solución para la frontera con Irlanda pasaría por la permanencia temporal de Reino Unido en la unión aduanera.

Imagen de archivo de la primera ministra británica, Theresa May.

Todavía no se puede cantar victoria, pero los avances son muy importantes: Reino Unido y Unión Europea han alcanzado un principio de acuerdo sobre el Brexit. Ahora la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, someterá ahora al juicio de su gabinete de ministros.

Downing Street ha informado este martes de que los equipos negociadores de ambos lados del canal de la Mancha han pactado un borrador sobre las condiciones de la salida británica de la UE, casi 20 meses después de que Londres invocara el artículo 50 del Tratado de Lisboa, lo que inició una cuenta atrás de dos años para la ruptura.

El texto acordado debe recibir ahora el visto bueno del equipo de Gobierno de May, en el que una facción de euroescépticos se ha mostrado hasta ahora crítica con la marcha de las negociaciones, y ser respaldado más tarde por el Parlamento británico y los 27 socios comunitarios restantes.

La primera ministra ha convocado a su gabinete mañana, a partir de las 15 horas (españolas), para decidir cuáles serán los "siguientes pasos" que dé el Reino Unido.

Londres está bajo presión para avalar un borrador esta semana si quiere que Bruselas convoque una cumbre extraordinaria a finales de noviembre para formalizar el pacto.

Los siguientes pasos

Ese calendario daría espacio a May para presentar el acuerdo ante el Parlamento antes del receso navideño, lo que a su vez permitiría tramitar al inicio de 2019 las numerosas leyes que deben dar forma al "brexit" antes de que se materialice el divorcio, el próximo 29 de marzo.

Un retraso en esa agenda podría obligar además a algunas empresas a comenzar a activar planes de contingencia ante la posibilidad de que el Reino Unido rompa sus lazos con la UE sin un acuerdo.

Los líderes de la facción más euroescéptica del partido de May han cargado este martes contra el borrador del acuerdo, que según medios británicos puede superar las 600 páginas.

El exministro de Exteriores Boris Johnson, que lideró la campaña del Brexit antes del referéndum de 2016, ha tachado de "inaceptable" el pacto, cuyos detalles todavía no se han hecho públicos, mientras que Jacob Rees-Mogg, uno de los "tories" euroescépticos más influyentes, ha acusado a May de incumplir sus promesas con ese borrador.

Reunión con May

Imagen de archivo de Theresa May en Downing Street.

Los ministros del Gobierno, por su parte, han sido invitados el martes por la tarde uno por uno a la residencia oficial de Downing Street para leer la "documentación" relativa al principio de acuerdo antes de la decisiva reunión del próximo miércoles.

El responsable de la disciplina de partido para los conservadores en la Cámara de los Comunes, Julian Smith, ha asegurado que espera que los ministros estudien detalladamente el borrador del acuerdo y se ha mostrado confiado en que el texto puede ser aprobado por el Parlamento.

La libra esterlina ha respondido a la perspectiva de un pacto subiendo a niveles máximos en siete meses respecto al euro, si bien los analistas han advertido de que ese avance puede ser temporal, en caso de que el gabinete o el Parlamento tumben el borrador.

Lo que se sabe del acuerdo

Según ha avanzado la televisión pública de la República de Irlanda, RTE, el acuerdo propone una solución para la cláusula de seguridad que exige la UE a fin de que no se levante una frontera en la región británica de Irlanda del Norte, la cuestión más espinosa de las negociaciones.

El Gobierno de Dublín ha alertado sin embargo de que todavía quedan "asuntos pendientes" por acordar antes de que pueda firmarse un acuerdo definitivo.

Para que el Parlamento británico otorgue eventualmente su respaldo al texto, May espera contar con el norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), de cuyos 10 diputados depende la mayoría conservadora en la Cámara de los Comunes.

¿Será capaz de contentar a todo el mundo? Esa es la dificultad para Theresa May. Le va a ser muy, muy difícil hacerlo, en mi opinión, pero debemos esperar para conocer los detalles

El "número dos" de esa formación, Nigel Doods, ha advertido sin embargo de que el Gobierno británico tendrá "muchos problemas" para sacar adelante el borrador. "¿Será capaz de contentar a todo el mundo? Esa es la dificultad para Theresa May. Le va a ser muy, muy difícil hacerlo, en mi opinión, pero debemos esperar para conocer los detalles", ha afirmado el dirigente del DUP.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, ha considerado por su parte "improbable" que el acuerdo al que ha llegado May sea positivo para el Reino Unido. "Los laboristas hemos sido claros desde el principio con que necesitamos un acuerdo que proteja el empleo y la economía", ha escrito Corbyn en las redes sociales.

También se ha pronunciado sobre el anuncio de un principio de acuerdo la ministra principal escocesa, la nacionalista Nicola Sturgeon, que ha advertido de que el texto puede caer en la Cámara de los Comunes.

En ese caso, el Reino Unido no debe dejarse "arrastrar" hacia una salida de la UE sin acuerdo, sino que debe poner sobre la mesa "mejores opciones", ha afirmado.

NUEVOS TIEMPOS