China llama a Rusia a unirse para liderar juntos un mundo cambiante

Putin ha valorado el hecho de que Pekín haya mantenido siempre "una postura equilibrada" sobre Ucrania en su primer encuentro desde el inicio de la guerra.
|
Putin y Xi se reúnen cara a cara
Putin y Xi se reúnen cara a cara
via Associated Press

El bloque del este mueve pieza. Los presidentes de Rusia y China, Vladimir Putin y Xi Jinping, han mantenido este jueves en la ciudad uzbeka de Samarcanda su primera reunión presencial desde el inicio de la invasión y con Ucrania y Taiwán como puntos rojos de su agenda.

Ambos han coincidido en defender su papel clave en la estabilidad global. Y, en ese sentido, el presidente chino ha llamado a su homólogo ruso a liderar un mundo cambiante para lograr un desarrollo estable y positivo.

“Ante los grandiosos cambios de nuestro tiempo a nivel mundial, nunca antes vistos en toda la historia, estamos dispuestos con los colegas rusos a servir de ejemplo como potencias mundiales responsables y jugar un papel de liderazgo para conducir ese mundo rápidamente cambiante a una trayectoria de desarrollo estable y positivo”, ha señalado Xi durante una reunión en la ciudad uzbeka de Samarcanda.

Por su parte, Putin ha aprovechado el encuentro para reiterar el respeto de Moscú al principio de “una sola China” y ha condenado “las provocaciones de Estados Unidos y sus satélites en el estrecho de Taiwán”, ante las recientes tensiones entre Pekín y Taipéi, según la agencia rusa de noticias Interfax.

La ambigüedad china sobre Ucrania

Otro de los temas candentes que no podía faltar y sobre el que China siempre ha mantenido una posición poco definida sobre todo ante organismos internacionales.

Al respecto, Putin ha trasladado a Xi que Moscú “aprecia la posición equilibrada de los amigos chinos en relación con la crisis ucraniana”. “Entendemos sus preguntas y preocupaciones sobre el asunto y durante el encuentro explicaremos en detalle nuestra posición, aunque ya hemos hablado antes de esto”, ha señalado Putin.

Por su parte, Xi ha descrito a su homólogo ruso como “un viejo amigo” y ha ensalzado la firmeza de los lazos bilaterales, en medio del aumento de las presiones internacionales contra ambas potencias.

Desde el inicio de la invasión, China ha mostrado su respaldo a Rusia y ha presentado a Estados Unidos y a la OTAN como responsables debido a lo que describe como un expansionismo militar, mientras que el comercio entre ambos países se ha disparado debido al aumento de las importaciones desde el gigante asiático para compensar el vacío causado por las sanciones occidentales a Moscú.

El comercio entre las potencias se blinda

A las albanzas entre ambos se suma un acuerdo importante y que supone la prórroga durante cinco años más del corredor económico común que mantenían desde 2016 los dos países y Mongolia.

“Teniendo en cuenta nuestra experiencia en la cooperación trilateral proponemos centrar los esfuerzos en la consecuente implementación del programa para el desarrollo del corredor económico ruso-chino-mongol”, dijo Putin en una reunión tripartita con sus homólogos de China y Mongolia en la ciudad uzbeka de Samarcanda.

Putin ha precisado que se debe prestar especial atención a la ampliación de la infraestructura conjunta y una coordinación más estrecha de los programas nacionales de desarrollo.

Estos pasos, ha agregado, ayudarán a crear condiciones favorables para un aumento significativo en el volumen del transporte de carga transfronterizo, el crecimiento del comercio y darán impulso al desarrollo de la región.