POLÍTICA
22/01/2021 11:25 CET | Actualizado 22/01/2021 14:27 CET

Cifuentes defiende que no encuentra su trabajo final de máster y que lo entregó en un acto informal

La expresidenta madrileña ha señalado que no defendió el trabajo final ante un tribunal sino que lo entregó: “Me sorprendió porque fue un acto muy informal”.

Cristina Cifuentes no conserva ninguno de sus trabajos del máster que cursó en 2012 en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC), según ha declarado este viernes en la Audiencia Provincial de Madrid, donde también ha relatado que no defendió el trabajo final (TFM) —del que no ha encontrado la copia—ante un tribunal, sino que simplemente lo entregó en un acto informal. Asimismo, ha responsabilizado a la Universidad de la supuesta falsificación del acta del TFM.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid ha explicado que no guarda ningún ejemplar de esas entregas que tuvo que realizar para aprobar y lo ha justificado porque su vida como delegada del Gobierno “era muy complicada”.

Cifuentes, que ha señalado que no se interesaba por las notas de esos trabajos, ha añadido que no guardó ninguno de ellos porque eran “de trámite” y probablemente los destruyó y porque ha vivido varias mudanzas y sus pertenencias están desperdigadas en distintos lugares: “El TFM sí lo guardé pero no lo he encontrado”.

Cifuentes ha detallado que cuando se interesó por cursar el máster “yo ya explico que no puedo ir a clase. No tenía tiempo para ir a clase. Me dicen que no hay problema y que hay más alumnos que se encuentran en la misma situación”.

Durante varios minutos ha explicado que entregó trabajos para ir superando las asignaturas, que o bien un familiar o personas de su gabinete entregaban al profesor Álvarez Conde, director del máster ya fallecido: “No tuve comunicación con los profesores”. Su contacto con él no era por escrito porque, según ella, no le gustaba el correo electrónico, por lo que era por teléfono.

“En 2012, en mi orden de prioridades este máster no estaba en los primeros puestos. Ni me intereso por el título hasta 2014”, ha añadido sobre la aprobación del máster.

Realmente no defendí el trabajo final, entregué el trabajo. Me sorprendió porque fue un acto muy informal"

Sobre el TFM ha afirmado: “Realmente no defendí el trabajo, entregué el trabajo. Me sorprendió porque fue un acto muy informal”. Según su versión, ni siquiera sabía si las “dos o tres” personas a las que se lo dio “eran un tribunal o no”: “No leí el trabajo, les entregué el trabajo y les expliqué las líneas generales, incluso la bibliografía, pero muy por encima. Supongo que esas personas lo trasladarían a quien correspondiera”.

A continuación ha presentado un pendrive con su agenda como presidenta de la Comunidad de Madrid en la que supuestamente figuran citas de su máster, como la defensa del trabajo final.

La expresidenta ha responsabilizado a la Universidad de la falsificación del acta del TFM. Según su relato, nunca pidió al centro que le enviaran ese documento, cuya existencia ni conocía: “Pedí que me mandaran el título o una copia [cuando saltó el escándalo], una copia de la matrícula y del pago de la matrícula y pedí también una certificación académica personal donde constaran las 12 asignaturas y el TFM, pero me mandan otro papel que yo no pido, que es el acta”.

Creo que actué de buena fe"

“La universidad me la manda a través de la secretaría del rector, cosa que a mí me da garantía”, ha añadido. “En ningún momento me pude plantear que hubiese una firma falsificada. Si lo hubiese sabido, no lo hubiese mandado a los periodistas. Creo que actué de buena fe”.

Acusada de falsedad documental

Cifuentes está acusada de un delito de falsedad documental por el que la Fiscalía pide tres años y tres meses de cárcel para ella. Igual pena solicita para María Teresa Feito, exasesora de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y funcionaria de la URJC.

La tercera encausada es Cecilia Rosado, miembro del tribunal que supuestamente examinó a Cifuentes y quien este lunes reconoció que creó un acta falsa, falsificando la firma de otras dos personas, para certificar que la expresidenta madrileña defendió su trabajo de final.

Cifuentes dimitió como presidenta de la Comunidad de Madrid el 25 de abril de 2018, poco más de un mes después de estallar la polémica por las irregularidades en su máster y tras la difusión de un vídeo de un supuesto hurto en un supermercado en 2011.

Photo gallery Cristina Cifuentes See Gallery