El asesino anunció sus planes en Facebook, se atrincheró en un aula y disparó indiscriminadamente contra todos

El autor, un joven de 18 años, había dejado muestra de sus intenciones con una publicación media hora antes de la matanza, ha confirmado el gobernador de Texas.
Dos personas lloran tras la matanza en el colegio

Tiroteo en una escuela de Texas

Algo de luz sobre la matanza en un colegio de Texas que ha conmocionado al mundo. Según ha confirmado la policía, los 19 niños y dos maestras asesinados se encontraban en una misma aula, que podría ser el salón de actos, en el que se atrincheró el asesino, un joven de 18 años, identificado como Salvador Ramos y que también perdió la vida, abatido por un agente.

Horas más tarde, el gobernador de Texas, Greg Abbott, ha confirmado que el autor había mostrado sus intenciones media hora antes del atentado, en un mensaje publicado en Facebook. Según el mandatario, Ramos escribió que “había disparado a su abuela” y que “iba a disparar en una escuela”.

Tras su post, del que las autoridades han dado información un día más tarde, el atacante se dirigió al colegio. Ya dentro del recinto educativo disparó a cuantas personas se cruzó y al atrincherarse en el aula llevó a cabo su matanza indiscriminada, armado con una pistola y un rifle.

Una muestra de “la total maldad” con la que actuó, como ha reconocido este miércoles el portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Chris Olivarez, que ha detallado que Ramos vestía un chaleco antibalas como los que utilizan los equipos de élite, “como los SWAT”.

El ataque también ha dejado numerosos heridos, sin determinar el número, con varios en estado grave, como una niña de 10 años y una mujer de 66. Según el Uvalde Memorial Hospital, siete de los heridos ayer ya han recibido el alta.

Cómo fue la intervención policial

La policía ha confirmado que tuvo noticias del asesino tras disparar a su propia abuela en su casa, de donde huyó en un coche mientras la anciana quedó herida, aunque permanece con vida. La fuga de Ramos acabó en las inmediaciones de la escuela Robb Elementary, donde tuvo un accidente y dejó su coche atrapado en una zanja, ha detallado

Ya dentro del colegio, y tras disparar indiscriminadamente a alumnos y profesores, a los pocos minutos el atacante también abrió fuego contra los agentes que llegaron, con los que hubo un intercambio de disparos hasta que un policía consiguió abatirle.

Según fuentes de la policía del Estado, varios agentes fronterizos fueron los primeros en llegar y uno de ellos, intercalado entre los niños y el atacante, fue el encargado de acabar con la vida de este. No fue fácil dar con él, ha añadido Olivarez, porque el tirador había clausurado el aula y hubo que forzar la cerradura.

Dudas sobre el móvil del crimen

Las fuerzas de seguridad aún no saben precisar si la escuela era un objetivo premeditado del atacante o si accedió al edificio dada su cercanía con el lugar donde tuvo el accidente de tráfico.

En su intervención, el portavoz de la policía también ha ofrecido nuevos detalles sobre Ramos, de quien dijo que vivía con sus abuelos, no tenía empleo, fue alumno en un instituto de secundaria local, no tenía amigos ni pareja ni había noticias de que formase parte de ninguna banda.

Sin embargo, sí se ha sabido que en su etapa escolar sufrió bullying por la condición económica de su familia y por su tartamudez, un maltrato que le llevó prácticamente a dejar de ir al colegio. Desde entonces, comenzó a desarrollar comportamientos agresivos contra compañeros y extraños, como han detallado fuentes cercanas al atacante de 18 años.