Mariano Turégano: "La comida es tan deleznable que estamos horas sin comer"

Un hombre de 82 años, residente en un centro de día de San Sebastián de los Reyes, denuncia las condiciones en la que viven 140 personas en su centro de día
Mariano Turégano, en el pleno de San Sebastián de los Reyes
Mariano Turégano, en el pleno de San Sebastián de los Reyes
Diario de Sanse

Mariano Turégano tiene 82 años y este jueves acudía al pleno municipal del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes para denunciar las condiciones en las que viven los 140 residentes del Centro de Día de Moscatelares. Su testimonio no ha dejado a nadie indiferente.

Con la voz rota y emocionado, Mariano ha relatado que este verano, en plena ola de calor, han sufrido temperaturas de hasta 40 grados en muchas habitaciones. Una situación que provocó, según denuncia, varios ingresos por deshidratación “porque la Comunidad de Madrid mira para otro lado cuando se trata de velar por la salud y el bienestar de sus ciudadanos”.

El del calor no ha sido el único capítulo. Mariano también ha hablado de la comida, que es “tan deleznable que estamos horas y horas sin comer nada”. O también ha revelado como la falta de personal y seguridad ha provocado que personas que no pueden salir solos a la calle, lo hacen “libremente y es la Policía quien después de horas, los encuentra perdidos por algún supermercado y los identifica devolviéndoles al centro”, relataba Mariano.

El anciano también ha denunciado la precariedad laboral de la plantilla del centro: “Será imposible tener una plantilla completa y estabilizarla si los salarios y las condiciones laborales son tan lamentables. La consecuencia es nuestra desatención, y esa desatención puede precipitar situaciones trágicas”, ha apuntado.

En el vídeo del pleno, publicado por Diario de Sanse, se puede ver como Mariano termina su intervención visiblemente indignado y, tras dar un golpe en la mesa sentencia ante la Corporación: “Hemos trabajado mucho, ustedes lo deberían saber porque hoy disfrutan de privilegios que nosotros peleamos, no para nosotros, sino para ustedes. Eso no se consigue mirando para otro lado. Es insólito que hoy estemos aquí pidiendo vivir con dignidad”.

Ir a la página principal