Putin se cierra en banda: niega cualquier salida diplomática ante la comunidad internacional

El líder ruso ha conversado con el canciller alemán y el secretario general de la ONU. El pesimismo impera.
Putin, al teléfono en su despacho
Putin, al teléfono en su despacho
ALEXEI DRUZHININ via Getty Images

La diplomacia sigue trabajando en torno a Putin para intentar un imposible; parar la guerra o al menos reducir su impacto. Sin embargo, las últimas reuniones del líder ruso con líderes internacionales no permiten ser optimistas. Los últimos en comprobarlo han sido el canciller alemán y el secretario general de la ONU.

Para Olaf Scholz nada ha cambiado en la cabeza de Putin. Este miércoles se han conocido más detalles de su charla de cerca de 90 minutos ocurrida un día antes, la primera en cerca de tres meses. El líder germano ha reconocido en rueda de prensa que “no puedo decir que esté aumentando su comprensión de que comenzar la guerra fue un error”.

Pese al poco éxito de su conversación, Scholz defiende mantener la línea operativa con Moscú, lo que considera “lo correcto”, si bien cree que “Rusia debe retirar sus tropas para que la paz tenga una oportunidad y cada día está más claro que esta es la única perspectiva”. No obstante, Putin le negó toda vía conciliadora en la campaña militar y rechazó las tres líneas rojas exigidas por Scholz: alto el fuego, retirada de las tropas rusas de territorio ucraniano y respeto a la integridad territorial de Ucrania, como recoge un portavoz del Ejecutivo germano.

Los dos líderes hablaron además de otras cuestiones como la seguridad de la central nuclear de Zaporiyia y el corredor de cereal en el mar Negro instaurado gracias al acuerdo firmado en julio en Estambul.

El pesimismo de la ONU

En ese acuerdo jugó un papel clave la ONU, cuyo líder, Antonio Guterres, ha vuelto a telefonearse con Putin. El secretario general de Naciones Unidas ha apuntado en clave positiva, que ambos coinciden en garantizar la exportación de cereales desde Ucrania a los países necesitados de África, Oriente Próximo y América Latina.

Sin embargo, Guterres ha adoptado un tono más pesimista al evaluar el porvenir de la guerra. Tras escuchar al líder ruso, ha reconocido que el final de la guerra aún está “lejos”, según recoge la CNN. “No hay un alto el fuego a la vista. Mentiría si dijera que sucederá”, ha reconocido Guterres, que ha prometido seguir buscando ese objetivo, aunque las probabilidades ahora mismo son “mínimas”.