Ucrania llama a la puerta de la Unión Europea: ahora viene un camino largo y hasta reversible

Las circunstancias de la guerra han permitido que el proceso previo, que en circunstancias normales dura meses, ha sido en tiempo récord.
Volodimir Zelenski.
Volodimir Zelenski.
LUDOVIC MARIN via Getty Images

El club de los Veintisiete ha dado luz verde a la candidatura de Ucrania y Moldavia siguiendo la recomendación previa de la Comisión Europea, pero el proceso no ha hecho más que empezar. Y, aunque se ha acelerado en este proceso previo por la excepción de la guerra, ahora viene lo complicado y lo que puede durar años, hasta convertirse en miembro de pleno derecho. Incluso, el proceso puede llegar a revertirse si no cumple las condiciones.

Las dos partes han hecho un esfuerzo por acortar plazos para rellenar los cuestionarios que en otros casos ha durado meses. Ahora ya con la aprobación de la Comisión y del Consejo viene la hora de hacer los deberes y hacer las reformas correspondientes que Ursula Von der Leyen le ha detallado.

Bruselas condiciona el estatus de candidato a una serie de reformas que asume que el Gobierno de Volodimir Zelenski pondrá en marcha. En concreto, apunta a la reforma de la judicatura, la ley contra oligarcas y contar con una agencia anticorrupción operativa.

En materia económica, reconoce margen de mejora para el funcionamiento de su sistema y avisa que para hacer frente a la presión competitiva en la UE dependerá de manera crucial de cómo se diseñen y ejecuten las inversiones de posguerra en Ucrania. El Ejecutivo europeo hará seguimiento de los progresos de Ucrania en las condiciones marcadas y se espera una evaluación para finales de 2022.

En rueda de prensa, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha hecho hincapié en que las reglas de adhesión son “dinámicas” y admiten reversibilidad si se registran retrocesos en las reformas comprometidas. “Lo importante del proceso es que muestra que es el propio país el que lo tienen en sus manos, en caso de que haya avances, se estanque o haya retrocesos”, ha apuntado.

Ucrania, por el momento, no se beneficiará de los fondos de preadhesión que la UE destina a los países embarcados en la senda comunitaria para financiar reformas democráticas. Fuentes europeas aducen que el mecanismo no es automático y, para acceder a los fondos, un país debe aparecer explícitamente entre los beneficiarios, algo que llegaría vía propuesta de Bruselas más adelante.

Riesgo de volver atrás

El proceso no es únicamente en una dirección. La nueva metodología para el proceso de Ampliación da un mayor papel a los Veintisiete para paralizar las negociaciones e, incluso, revertirlas en caso de que un país aspirante retroceda en las reformas comprometidas con la UE.

Aprobada hace dos años en pleno ‘impasse’ por las dudas que generó la candidatura de Albania entre un amplio grupo de Estados miembros, encabezados por Francia y Países Bajos, las nuevas directrices buscan hacer el proceso más político y creíble, si bien los Estados miembro y la Comisión nunca ha puesto este mecanismo en práctica y han bloqueado las negociaciones por falta de compromiso.

En un momento en el que toda la UE y sus socios imponen sanciones a Rusia por la invasión militar de Ucrania, destaca la posición de Serbia que no se ha alienado con estas sanciones en claro choque con sus compromisos como aspirante a la UE, generando debate sobre si tendría que aplicarsele esta clausula.

En el caso de Ucrania, las nuevas reglas pueden tener repercusiones negativas pues, según reconoce la propia Comisión Europea, no todas las condiciones que pide son asumibles para un país en un contexto de guerra. Además, el dictamen señala concretamente la opción de dar marcha atrás en el proceso y recuerda que la nueva metodología fija que los pasos a la UE se pueden revertir si las condiciones exigidas no se cumplen.

Seguir los pasos de Croacia

El último país que ingresó en la UE es Croacia que logró entrar en 2013, una década después de solicitar su ingreso y tras seis años de negociaciones para alinearse con los estándares y normas comunitarias y prepararse económicamente para ser parte del mercado único.

Diez años después, en 2023, el país se convertirá en el país número 20 de la zona Euro después de que las autoridades económicas de la Unión le dieran el visto bueno a su candidatura.

Por otro lado, otros países se encuentran también en la sala de espera de la UE. Actualmente Serbia y Montenegro negocian su entrada, mientras que Turquía mantiene su proceso congelado por la falta de compromiso con los valores europeos. Aparte, la candidatura de Bosnia y Herzegovina lleva desde 2016 en pausa a la espera de una serie de reformas estructurales para recibir el estatus de candidato.

Visita de Macron, Scholz y Draghi a Ucrania
POOL New via Reuters
Reunión con Zelenski.
Visita de Macron, Scholz y Draghi a Ucrania
picture alliance via Getty Images
Zelenski saluda a los líderes europeos.
Visita de Macron, Scholz y Draghi a Ucrania
via Associated Press
Mario Draghi a su llegada a la estación.
Visita de Macron, Scholz y Draghi a Ucrania
Handout via Getty Images
Fuertes medidas de seguridad para proteger a los líderes.
Visita de Macron, Scholz y Draghi a Ucrania
picture alliance via Getty Images
Viaje en tren.
Visita de Macron, Scholz y Draghi a Ucrania
Handout via Getty Images
Visita a Irpin para ver los crímenes de guerra.
Visita de Macron, Scholz y Draghi a Ucrania
via Associated Press
Sacos de arena protegen las esculturas en Kiev.