BLOGS
09/04/2016 09:56 CEST | Actualizado 09/04/2016 09:57 CEST

'Tiramisoul': 20 temazos para subir la temperatura si vas a "echar un kiki"...o a formar gobierno

tiramisoulLos Sánchez, los Iglesias, los Rajoy, los Rivera y los Garzón siguen empeñados en establecer las cláusulas de un matrimonio que, sin amor ni pasión, siempre estará mal avenido. Se mandan whatsapp, pero no se escriben de corazón. Quedan para cenar, pero no se gustan. Nadie cede en nada, y en esas condiciones, es muy difícil echarse novio, y menos casarse.

No sé si ha sido por el hecho de haber tenido un invierno tan cálido o unas Pascuas tan prematuras, pero la verdad es que la primavera nos ha pillado de sopetón y casi sin darnos cuenta. Es un fastidio, porque los años donde las estaciones pierden el ritmo y no se expresan como se espera de ellas terminan por confundirnos, y se convierten en un discurrir continuo y anodino que les resta gran parte de su encanto y nos mueve a la pereza.

Algo similar ocurre en la política, que nos induce a la modorra y la pereza al no apreciarse cambio alguno desde las últimas elecciones: un tránsito desde un cálido invierno de intereses enfrentados en busca de consenso para formar un trío o una orgía parlamentaria, ha dado paso a una primavera sin matices ni visos de noviazgo, donde los Sánchez, los Iglesias, los Rajoy, los Rivera y los Garzón siguen empeñados en establecer las cláusulas de un matrimonio que, sin amor ni pasión, siempre estará mal avenido. Se mandan whatsapp, pero no se escriben de corazón. Quedan para cenar, pero no se gustan. Nadie cede en nada, y en esas condiciones, es muy difícil echarse novio, y menos casarse.

Y es que hay cosas que son de cajón: es imposible "echar un kiki" si no te lo curras un poco. Algo que los políticos deberían saber. Tienes que ir dispuesto a ceder para poder alcanzar tu objetivo, y preparado para lo que pueda pasar. Te vistes para gustar, exhibes tu mejor sonrisa, creas el clima adecuado, un buen ambiente, mejor música...y, probablemente, al final de la velada, ya se hayan hecho manitas por debajo de la mesa.

No voy a decir que el consenso con sexo se alcanza más fácilmente, pero quien piense lo contrario, que tire la primera piedra. Además, en primavera, como es sabido, la sangre se altera. Así que no hay excusas, si a estas alturas de la película no se logra un gobierno es porque no se pone toda la carne en el asador, y eso no tiene perdón; a fin de cuentas, en los momentos difíciles, incluso Aznar fue capaz de hablar catalán en la intimidad del hogar.

En fin, no sé ellos, pero desde luego el ciudadano siempre ha tenido una cosa muy clara: que si no pones de tu parte, las posibilidades de éxito en el amor (o en la política) se reducen exponencialmente; por lo que la mejor estrategia es no dejar nada al azar y jugar bien todas tus bazas, si quieres alcanzar lo que tanto deseas.

Tal vez estas canciones te ayuden en tu próxima cita a crear el ambiente más adecuado (a ti y a ellos): 20 canciones para dejarse llevar en la previa y en el partido, que todo ha de jugarse. Veinte canciones que, por la voz, su letra, la cadencia, y todas aquellas imágenes sensuales que puedan sugerirnos, se convertirán en la pólvora que prenda la pasión que fluye en el ambiente.

Una carga de profundidad sutil y etérea, delicada y casi imperceptible, cuando nuestra pareja se convierte en el centro del mundo y nos absorbe como un agujero negro los cinco sentidos. Una carga de profundidad extremadamente efectiva y poderosa. No tienes más que comprobarlo. No saldrás ileso de ella, e incluso puede que ayude a formar gobierno.

Para clásicos:

Je t'aime...moi non plus, Jane Birkin et Serge Gainsbourg.

Only you, The Platters.

Sexual Healing, Marvin Gaye.

Can't get enough of your love baby, Barry White

Let's stay together, Al Green.

Para peliculeros:

Unchained Melody, Righteous Brothers.

Time of my life, Dirty Dancing.

I will always love you, Whitney Houston.

Earned it, The Weeknd.

My heart will go on, Celine Dion.

Para los amantes de las voces sensuales:

Hello, Adele

Summertime sadness, Lana del Rey

Sunrise, Norah Jones.

Hero, Mariah Carey.

Endlessly, Duffy

Para los más roqueros:

Feeling good, Muse.

With or without you, U2

Purple rain, Prince.

True love, Colplay.

I don't want to miss a thing, Aerosmith.

Clima y clímax, una combinación infalible. La música ya ha puesto de su parte...ahora te toca a ti jugar tus cartas.

Y para ello, nada mejor que una receta que te convertirá de inmediato en el protagonista ideal de la cocina. Ya tienes mucho ganado, no lo dudes. Una delicia para compartir con esa persona con la que estás a punto de perder unos papeles que deseas no volver a encontrar en un buen rato: Tiramisoul, el bocado perfecto de los amantes que se dejan acariciar por la música y su magia. Mona de pascua, mucha nata, muchas fresas, carajillo de whisky para aguantar los embates del amor y chocolate. Un pentagrama de ingredientes perfecto para un encuentro amoroso inolvidable.

Que lo disfrutéis.

NECESITARÁS (para 4 personas)

  • 1 mona de pascua del día anterior.
  • 1 paquete pequeño de nata para montar.
  • 16 fresas.
  • 4 o 5 tazas de café.
  • 1 chorrete de whisky.
  • 3 cucharadas de azúcar glass.
  • 3 o 4 cucharaditas de azúcar blanca.
  • Chocolate negro rallado.

ELABORACIÓN

  1. Vierte la nata en el vaso batidor y bate a baja velocidad. Cuando veas que la nata está casi montada, añade poco a poco el azúcar glass, sin dejar de batir. Una vez obtenida la consistencia adecuada, reserva.
  2. Prepara el café y, una vez hecho, añádele el azúcar y el whisky al gusto (no te pases, ha de notarse el sabor, no saber sólo a whisky) y remueve.
  3. Lava las fresas, quítales la parte superior con las hojitas, filetéalas y reserva.
  4. Corta la mona de pascua en trozos largos y no muy gruesos. Colócalos en un plato y vierte el carajillo por encima. Debe empaparse bien pero mantenerse consistente.
  5. Emplatado: en un vaso transparente, coloca una capa de mona empapada en carajillo en el fondo; sobre la misma, nata, y otra capa sucesiva de mona y de nata. Culmina colocando las láminas de fresa y ralla el chocolate negro por encima.

Umm, delicioso, sencillo, espectacular y afrodisíaco.

NOTA

Lo he acompañado con un chorrete de whisky, pero el coñac o el ron le queda también que ni pintado. Como las fresas, las cerezas o cualquier otro fruto rojo le darán un toque perfecto y refrescante. Por supuesto, la mona la puedes sustituir por soletillas, torta caldosa o la base que más te guste, pero saliendo de las fechas que salimos, y teniendo monas a mano, la elección es más que acertada.

MÚSICA PARA ACOMPAÑAR

Cualquiera de las propuestas será la aliada perfecta para la elaboración del plato, y el preámbulo perfecto con el que desatar la imaginación sobre lo que ha de venir.

VINO RECOMENDADO

Infinitus moscatel. D.O. Vino de la Tierra de Castilla.

DÓNDE COMER

Comenzad probándolo en el sofá, pero acabadlo en la cama. Que sean tus manos quienes acerquen la cuchara a sus labios y las suyas a los tuyos, y vuestras bocas se conviertan en la copa que contenga el vino y lo derrame.

QUÉ HACER PARA COMPENSAR LAS CALORÍAS

Pues ya me dirás...

APRENDE A USAR TU DINERO