BLOGS
08/03/2013 08:31 CET | Actualizado 07/05/2013 11:12 CEST

Fresa y chocolate

Fresa y chocolate son dos productos que casan bien. Pero estos dos productos tienen algo más en común. El trato que se da a las mujeres que producen y recolectan estos frutos son, en demasiadas ocasiones, tan duras que resultan un bocado amargo.

Fresa y chocolate son dos productos que casan bien. Cuando piensas en ello se te hace la boca agua en una especie de anticipación a la mezcla de sabores que van a jugar en la boca. Pero estos dos productos tienen algo más en común. El trato que se da a las mujeres que producen y recolectan estos frutos son, en demasiadas ocasiones tan duras que resultan un bocado amargo.

Las mujeres que trabajan la fresa y las que recolectan el cacao sufren discriminación, trato injusto y abandono. Sus salarios, si es que los tienen, son muy inferiores a los de sus compañeros varones y su indefensión es a veces casi total.

Recientemente tuve ocasión de visitar un proyecto sobre la protección social de las recolectoras de la fresa que estamos llevando a cabo en Marruecos con organizaciones locales, empresarios y agencias gubernamentales. Conocí a alguna de las 20.000 mujeres que lo componen y tuve ocasión de charlar sobre los avances que se habían conseguido en los dos años que lleva en marcha. Entre ellas me llamó la atención la firme postura de las empresas distribuidoras del Reino Unido (aquellas que tratan con el consumidor final) frente a los empresarios marroquíes: no están dispuestas a comprar fresas recogidas por mujeres con condiciones laborales injustas. Este simple hecho creo que es muy revelador.

En este día Internacional de la Mujer Trabajadora la coalición Oxfam lanza un informe y una petición de acción a la ciudadanía para que pidan a tres empresas de chocolate (Mars, Mondelez y Nestlé) que se aseguren que las mujeres que cultivan y recolectan su materia prima, el cacao, reciben un trato digno y justo. Sin él, el chocolate que tanto nos gusta seguirá teniendo un gusto amargo.

Las tres compañías han puesto en marcha grandes proyectos para mejorar la sostenibilidad del cacao y se han comprometido a incrementar la cantidad de cacao certificado que compran. Y esto es positivo. Sin embrago, ninguno de estos proyectos ha abordado de forma directa los problemas de las mujeres que forman parte de sus cadenas de suministro. Durante décadas, las empresas han dado visibilidad a las mujeres en sus anuncios de chocolate, pero es hora de que hagan lo mismo con las mujeres que cultivan sus materias primas.

Igual que en el caso de las fresas, empresas y consumidores tienen mucho que decir y hacer. Porque si bien es verdad que estas compañías no son las que directamente contratan a las mujeres, tienen el deber y la responsabilidad de exigir y asegurar que sus proveedores protegen los derechos de los millones de mujeres que en el mundo cultivan la materia prima con los que ellos elaboran los chocolates.

Estas tres empresas (con marcas tan conocidas en nuestro país como m&m's, Milky Way, Mars, Twix, Milka, Suchard, Toblerone, Kitkat o Crunch, entre otras) controlan el 40% del mercado mundial de chocolate y compran una tercera parte de todo el cacao, que mayoritariamente se produce en pequeñas explotaciones en países en desarrollo. En conjunto ingresan mas 45.000 millones de dólares anuales por la venta de productos derivados del chocolate. Y el negocio va en aumento.

La otra cara de la moneda: La mayoría de quienes trabajan a lo largo de la cadena de producción del cacao continúan viviendo en la pobreza y la malnutrición en los países productores de cacao va en aumento. Muy especialmente las mujeres.

La solución, a nuestro entender, es bastante simple: dile a las empresas chocolateras que de esa forma no nos gusta su chocolate. Como consumidores tenernos una gran fuerza y una gran responsabilidad. Evitar que años tras años hablemos de la discriminación que se ejerce contra las mujeres está en nuestra mano. Muchas veces al alcance de un clic. Es una de las propuestas para hoy. Aunque hay montones.

Para ver la campaña Tras la marca ir a: www.intermonoxfam.org/traslamarca

NUEVOS TIEMPOS