BLOGS
06/11/2012 08:19 CET | Actualizado 05/01/2013 11:12 CET

Por qué ganará Romney

Mitt Romney no solamente ganará las elecciones; su ventaja será mayor de lo esperado. Recordemos que en el sistema electoral presidencial en EE UU los candidatos, en realidad, compiten por los 538 votos electorales. Para ganar las elecciones un candidato tiene que igualar o superar los 270 votos.

Mitt Romney no solamente ganará las elecciones el día 6 de noviembre; su ventaja será mayor de lo esperado.

Recordemos que en el sistema electoral presidencial en EE UU los candidatos, en realidad, compiten por los 538 votos electorales en juego entre los 50 estados. Para ganar las elecciones un candidato tiene que igualar o superar los 270 votos.

Si Romney logra ganar los mismos estados que ganó John McCain en 2008 (y realmente no hay ninguno en duda), entonces, su hoja de ruta electoral pasa por una estrategia conocida como "3-2-1".

Estrategia "3-2-1"

"3" - Romney tiene que ganar tres estados "históricamente" republicanos que Obama ganó en 2008: Indiana, Carolina del Norte y Virginia. Indiana y Carolina del Norte están sólidamente a favor de Romney. Tiene una ventaja en las últimas encuestas de 11,5% y 3,8% respectivamente. En cuanto a Virginia, hay un empate técnico pero la tendencia está a favor de Romney y... ¡tiene una ventaja de 21 puntos entre los votantes independientes!

"2" - Los dos "estados bisagra" más críticos son Florida y Ohio. En Florida, Romney tiene una ventaja del 1,4% sobre Obama en la media de encuestas calculada por Real Clear Politics. En Ohio se decidirá todo. Hay empate técnico pero, entre el bloque determinante de independientes, Romney supera a Obama con 5-6 puntos de ventaja.

"1" - Suponiendo que Romney hiciera todo lo comentado bastaría con ganar uno de los siguientes estados: New Hampshire, Wisconsin, Iowa, Colorado o Nevada. Obama no ha logrado imponerse en ninguno de ellos a diferencia de 2008. Y para mayor preocupación de los demócratas, estados como Pensilvania y Michigan han entrado en juego obligándoles a gastar recursos en territorio supuestamente demócrata.

Dos consideraciones adicionales apuntan definitivamente a Romney:

- Ningún presidente en la historia de Estados Unidos ha ganado jamás un segundo mandato sin una clara ventaja en el voto popular nacional. Gallup sitúa a Romney con 51% contra 46% para Obama en su última encuesta.

- Hay una sobre-representación de los demócratas en las encuestas que proyectan los resultados por estado. En 2008 los demócratas tenían una ventaja de 12 puntos en afiliación pero hoy por hoy los norteamericanos se identifican en igual proporción como republicanos o demócratas. Las muestras utilizadas en muchas de las encuestas, sin embargo, mantienen más demócratas que republicanos. No es probable que los demócratas repitan su ventaja en participación del 2008. Tendríamos que creer que el mismo entusiasmo que los militantes demócratas y votantes independientes tenían por un Barack Obama mitificado en 2008 se mantendrá a favor del Obama de carne y hueso de 2012 responsable del paro de 7,9%, un crecimiento económico anémico y déficits "trillonarios". Si corrigiéramos esta asunción en los modelos las proyecciones favorecerían significativamente a Romney.

La masiva asistencia de 30.000 seguidores al evento electoral de Romney en Cincinnati, Ohio, el viernes pasado nos recuerda a la "Obamanía" de 2008 pero nos demuestra que el entusiasmo este año se encuentra del lado de Romney.