BLOGS
30/04/2018 12:21 CEST | Actualizado 01/05/2018 10:59 CEST

Lo que enseña el deporte

AFP/Getty Images

En los últimos años se ha empezado a ver el deporte como algo esencial para una forma de vida saludable. Gracias a que se pusieron de moda el pilates, el running etc, cada vez más gente se ha ido animando, y enganchando, a las sensaciones que se generan al hacer deporte.

Esto es un avance para nuestra sociedad. Estamos recuperando nuestra esencia de "seres activos". Sin embargo, sigue ocurriendo una pequeña incongruencia.

Lxs niñxs son castigados sin ir a baloncesto, fútbol, voley, tenis, por diversas razones. "Te portas mal", "te han reñido en clase", "te han echado de clase", "has suspendido" y, como consecuencia (castigo), no vas a entrenar.

Entiendo que haya prioridades. Los adultos, en la mayoría de las ocasiones, debemos elegir la responsabilidad frente al ocio. Pero la práctica de deporte es una de las mejores formas de liberar ansiedad. Y disfrutar.

Hablo de pequeñas incongruencias porque es verdad que hay adolescentes que, por ejemplo, no rinden al nivel que sus padres/madres querrían en el instituto. Sin embargo, sí piden ir, y tienen respeto por sus entrenamientos, se esfuerzan por dar lo mejor de sí en el ámbito deportivo, se socializan en un entorno saludable, entienden lo que es la competición sana, y se comprometen con su equipo. Todos estos y más valores que se aprenden a través del deporte. En mi ciudad, tenemos grandes ejemplos de todos los valores que se adquieren y refuerzan en el ámbito deportivo desde los equipos de base, como son el Basquet Coruña, el club de voley Zalaeta, Hockey Liceo, entre otros.

Así que, lanzo una pregunta al aire: "¿Estamos siendo coherentes castigándoles sin algo con lo que sí están comprometidos y motivados simplemente por el hecho de que se lo pasan bien?"

A menudo suelo pedir a tutores de lxs niñxs que atiendo en consulta que no les castiguen sin ir a entrenar o jugar (igual con el baile, o actividades relacionadas con el arte en las que son los propixs hijxs quienes piden ir). Esto no va a beneficiarles. Al contrario, perderán una motivación muy importante para ellxs.

En la vida, es necesario mantener un equilibrio entre ocio y responsabilidad.

Hay un claro ejemplo de que lo estamos haciendo no del todo bien: en EEUU dan becas para estudiar en la universidad a los jugadores que destaquen en un deporte. Becas, en un país en el cual para estudiar una carrera tienes que pedir un crédito con el que cargarás durante gran parte de tu vida. Dan dinero para estudiar a través de algo que requiere mucho esfuerzo físico y mental, que es el deporte. Le están dando un valor que aquí no vemos.

Hay ejemplos de personas en España que han compaginado estudios y una carrera deportiva profesional. En mi opinión, Un milagro en este país. Pero que deben ser, y son, un ejemplo: Para lxs niñxs, "esfuérzate, comprométete y podrás sacar adelante ambas cosas" y para padres/madres, "hay tiempo para todo si conseguimos ese equilibrio".

En el ámbito escolar, adquieres conocimientos y socialización. Y en la práctica del deporte se aprenden muchos valores, que también refuerzan lo que aprendes en clase, y que se podrán aplicar en el mercado laboral: gestionar las emociones y la competitividad, la socialización en un ambiente de exigencia, el trabajo en equipo, la importancia del esfuerzo, el compromiso, aprender a remontar o asumir los fallos y fracasos, superar la frustración, y ver los resultados de tu trabajo.

Todo esto es complementario, y no debería privarse ni tratarse como una recompensa.

La práctica de un deporte no es un premio que ganas si te portas bien, o si cumples con tus obligaciones, si no que es un complemento.

Todo forma parte del enriquecimiento personal.

Síguenos también en el Facebook de HuffPost Blogs

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST