POLÍTICA
28/10/2012 15:23 CET | Actualizado 28/10/2012 15:57 CET

José Martinez Olmos, diputado del PSOE: "Hemos de reivindicar la república y sus valores"

EFE

"Hemos de reivindicar la república y sus valores". El portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Congreso, José Martínez Olmos, ha aparcado lo políticamente correcto y se ha desmarcado del discurso habitual de su partido al cuestionar abiertamente el papel actual de la monarquía en España. Los socialistas no pueden guardar silencio ante "los problemas que aquejan a la familia real", ha apostillado.

Martínez Olmos ha avanzado en su blog en la sección abierta La comunidad de El País, que presentará estas ideas en la conferencia política que su partido celebrará en la próxima primavera junto con la orgánica que estaba prevista para este mes de noviembre pero que se aplazó por las elecciones catalanas.

"Es cierto que la monarquía ha jugado un gran papel en el periodo reciente de nuestra democracia, pero hoy no lo juega", opina Martínez Olmos, quien añade: "En cualquier caso, con este tipo de monarquía, con los problemas que aquejan a la familia real, con el papel que desempeña creo que no podemos estar de acuerdo y menos aún en silencio".

También reclama una adecuación de las relaciones entre la Iglesia y el Estado a la "visión laica arraigada en el socialismo y en la izquierda sociológica". En este ámbito, apuesta por una profunda modificación del concordato y por que la Iglesia pague el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y "no tenga los privilegios actuales".

PSOE EN CRISIS

Ideas para un PSOE útil se titula el artículo publicado por este diputado granadino, en el que también indica que las políticas llevadas a cabo por el Gobierno socialista en 2010 y 2011 no fueron acertadas porque asumió sin crítica "las imposiciones de Bruselas y de los mercados".

El diputado también aboga por una profunda reforma del sistema electoral y de la organización y modo de funcionamiento del Parlamento, que incluya listas abiertas o limitación de mandatos. Según su criterio, la crisis económica y, en especial, las políticas del Ejecutivo de Mariano Rajoy "golpean a la ciudadanía con una dureza impresionante" y, ante ello, el PSOE tiene que "acertar" en sus propuestas y demostrar que tiene "alternativas claras". El partido, según defiende, tiene que reaccionar e incorporar las aspiraciones de la sociedad española a sus propuestas, redefiniendo su posición cuestiones clave como la monarquía o la Iglesia.

La derrota socialista en las elecciones en Euskadi y Galicia han reabierto las críticas internas en el seno del PSOE. Varios dirigentes demandaron abiertamente un cambio profundo, y sin tapujos, algunos como la exministra de Vivienda María Antonia Trujillo apuntaron a la dimisión del secretario general del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba.

"No es razonable insistir en que los ciudadanos 'no nos perdonarían' que dedicásemos tiempo a arreglar los desperfectos en nuestra propia organización en lugar de 'concentrarnos en la recesión y en el paro'", escribió Juan Fernando López Aguilar, miembro de la Ejecutiva socialista, en su blog en El HuffPost.

Rubalcaba se ha mostrado también a favor de "cambiar el PSOE", en un artículo publicado en su cuenta en Facebook. Rechaza, sin embargo, que la reforma en el partido pase por su dimisión.