INTERNACIONAL
25/03/2013 12:16 CET | Actualizado 25/03/2013 12:16 CET

El líder de Séléka, Michel Yotodia, será presidente del Gobierno de la República Centroafricana y reestructurará el Ejecutivo

AFP

El líder de la alianza de grupos rebeldes Séléka, Michel Yotodia, será el presidente de la República Centroafricana y mantendrá el Ejecutivo salido del acuerdo de paz del pasado mes de enero, aunque realizará algunas modificaciones en el gabinete, según ha informado un portavoz de los sublevados, que el domingo lograron deponer al anterior presidente, François Bozizé.

Mientras, Bozizé aterrizó en el este de Camerún tras huir el domingo de Bangui ante la toma de la ciudad por parte de Séléka, según ha indicado una fuente del Ministerio de Defensa camerunés a la agencia china Xinhua. Un helicóptero de la Presidencia centroafricana con Bozizé a bordo aterrizó a las 18.00 horas en el aeródromo de Batouri, capital de departamento de Kadey, en el este de Camerún, según la fuente, que precisa que junto al presidente viajaban sus dos hijos y su ayudante de campo.

"El actual primer ministro continúa en el cargo y el Gobierno será ligeramente modificado", ha explicado un portavoz de Séléka, Eric Massi, en conversación telefónica con Reuters. "Bangui está bajo nuestro control y en calma pero tenemos cosas que hacer sobre el terreno en términos de seguridad. Los saqueos deben terminar", ha subrayado.

ACUSACIONES A BOZIZÉ

Yotodia había sido nombrado viceprimer ministro en el acuerdo de paz del pasado mes de enero, firmado en la capital de Gabón, Libreville, y que estableció la constitución de un gobierno de unidad compuesto por líderes rebeldes, opositores civiles y seguidores de Bozizé.

Los rebeldes de Séléka han acusado a Bozizé de haber incumplido el acuerdo de paz y retomaron el pasado jueves las hostilidades contra el Gobierno, logrando hacerse con el control de la capital del país, Bangui, el domingo.

"Respetaremos el Acuerdo de Libreville: una transición política de dos a tres años antes de elecciones", ha asegurado el portavoz, tras confirmar que el primer ministro, Nicolas Tiangaye, un exabogado y miembro de la oposición civil, sigue en el cargo.

Tanto la ONU como la Unión Africana han condenado la toma del poder por parte de Séléka, mientras que Estados Unidos, Francia y Chad han instado al líder de los rebeldes a respetar los términos del Acuerdo de Libreville.

FRANCIA DESCARTA EVACUAR

Francia, que ya tenía unos 250 soldados en República Centroafricana, ha enviado otros 300 para garantizar la seguridad de sus ciudadanos y las instalaciones diplomáticas. Según su ministro de Exteriores, Laurent Fabius, no es necesario evacuar a los 1.200 franceses que residen en el país, en su mayoría en Bangui.

"La situación está bajo control en lo que se refiere a los franceses", ha señalado Fabius en declaraciones a Europe 1. Según el ministro, el presidente francés, François Hollande, ha hablado con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, y el presidente chadiano, Idriss Deby, para sugerir que cualquier solución debe basarse en el Acuerdo de Libreville.

"Por ahora, no hay un poder legítimo allí", ha defendido Fabius, que ha aclarado en todo caso que no corresponde a Francia "inmiscuirse en los asuntos internos de República Centroafricana".